ÔĽŅ Luis Ram√≠rez, el Dexter criollo - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF

Luis Ramírez, el Dexter criollo

Mientras la mayor√≠a de los colombianos se alistaba para celebrar la navidad y el a√Īo nuevo una de las m√°s macabras historias de asesinato de los √ļltimos a√Īos lleg√≥ a su fin. El 13 de diciembre la Polic√≠a y la Fiscal√≠a arrestaron en Santa Marta a Luis Ram√≠rez, como responsable del asesinato de 30 mo totaxistas en diferentes lugares del pa√≠s que van desde el Magdalena Medio hasta la Costa.

Por el n√ļmero de v√≠ctimas los investigadores del caso afirman que se trata posiblemente de uno de los mayores asesinos seriales de los √ļltimos tiempos. Pero lo que m√°s aterr√≥ a las poblaciones en donde cometi√≥ los cr√≠menes, y a las propias autoridades, fue la forma en que quitaba la vida a sus v√≠ctimas. Hac√≠a con ellas un ritual que supera con creces la imaginaci√≥n de los libretistas de la conocida serie de televisi√≥n por cable Dexter, en la que un polic√≠a de Miami es un maquiav√©lico asesino que sigue macabros protocolos para sus cr√≠menes.

Ram√≠rez, que naci√≥ en Valledupar, solo eleg√≠a mototaxistas entre los 19 y 30 a√Īos de edad. Ninguno ¬†med√≠a m√°s de 1.70 metros de estatura ni pesaba m√°s de 60 kilos. Esto con el fin de poder someterlos f√°cilmente.

Su táctica era simple y efectiva. Aprovechaba su carisma y su locuacidad para generar confianza. Pedía que lo llevaran en el mototaxi a un lugar cuidadosamente escogido, en las afueras de las ciudades en las que actuó. Aprovechando que iba en la parte trasera del vehículo y después de conversar todo el camino con el conductor, cuando este se detenía lo sujetaba por la garganta y lo asfixiaba, teniendo cuidado de que no muriera, hasta que perdiera el conocimiento.

Arrastraba su v√≠ctima desmayada hacia la zona escogida, donde siempre hab√≠a √°rboles, apropiados para sus macabros fines. La amarraba de pies y manos a cuatro √°rboles, suspendi√©ndola en el aire para que no pudiera tocar el suelo. Una vez los mototaxistas recobraban el conocimiento, les amarraba otra soga al cuello y la colgaba de una rama alta. Para no ahorcarse, la v√≠ctima deb√≠a sostenerse con fuerza de las cuerdas que le ataban las manos. Seg√ļn los an√°lisis de los cuerpos efectuados por Medicina Legal, las v√≠ctimas pod√≠an durar hasta un d√≠a luchando por no aflojar las manos, pero al final el peso del cuerpo las venc√≠a y mor√≠an por asfixia.

Todo ese tiempo Ramírez se quedaba sentado frente al moribundo, mirando. Una vez  fallecía robaba sus pertenencias y la moto, que revendía fácilmente. En algunos casos enterraba los cuerpos. En otros, los dejaba hasta que eran encontrados descompuestos, días después.

Barrancabermeja fue uno de los lugares donde sembr√≥ el terror. All√≠ se le conoc√≠a como el asesino de Tenerife por el lugar donde siempre dej√≥ a sus v√≠ctimas. Una de ellas fue un joven de 19 a√Īos, que asesin√≥ en septiembre de 2012. Era el quinto mototaxista muerto en el puerto petrolero, donde se presentaron protestas airadas pidiendo su captura. Un acucioso polic√≠a de la Sijin del Magdalena Medio, que investigaba esos cr√≠menes, termin√≥ por descubrirlo.

El uniformado supo por los familiares del joven asesinado que este ten√≠a un celular de alta gama. Se dio a la tarea de seguir el rastro de la se√Īal con la esperanza de que el asesino se hubiera quedado con el aparato. No se equivoc√≥. Los reportes le indicaron que hab√≠a estado en Sabanalarga, Aguachica, Santa Marta, Valledupar y Puerto Wilches.

El polic√≠a verific√≥ si en esas ciudades si hab√≠a asesinatos similares. En todas ellas encontr√≥ reportes de mototaxistas amarrados y asfixiados. Valledupar ten√≠a el mayor n√ļmero de casos, once. En total, contabiliz√≥ 30 asesinatos con las mismas caracter√≠sticas desde fines de 2011. Para el investigador era claro que se trataba de la misma persona y que estaba tras un asesino en serie.

Para diciembre de 2012, siguiendo el rastro del celular del joven asesinado en Barranca, el hombre de la Sijin instal√≥ un ret√©n cerca de Santa Marta y arrest√≥ a Ram√≠rez, quien ten√≠a el tel√©fono m√≥vil que lo inculpaba. Al allanar el cuarto donde estaba viviendo, se encontraron las c√©dulas de otras v√≠ctimas que guardaba como ‚Äėtrofeos‚Äô. La Fiscal√≠a le imput√≥ los delitos de homicidio agravado tortura y hurto calificado y agravado. Ram√≠rez acept√≥ los cargos y fue recluido en la c√°rcel Modelo de Bucaramanga en donde est√° a la espera de conocer la sentencia que le impondr√°n. Ese fue fin del ‚ÄėDexter‚Äô criollo que por 14 meses atemoriz√≥ a los mototaxistas de medio pa√≠s. (Fuente: www.semana.com)

Pico y Placa Pasto 2017