Aquada, un coche anfibio al más puro estilo James Bond - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF

Aquada, un coche anfibio al más puro estilo James Bond

 Parece sacado de un fotograma de la película “The Spy Who Loved Me” del agente 007, pero es un coche real. Desarrollado por la firma inglesa Gibbs Technologies, puede funcionar muy bien en tierra como en mar. Si tienes el dinero, puedes comprar uno y sentirte como Batman o el espía más famoso del mundo.
Seguramente la empresa inglesa Gibbs Technologies recuperará los 160 millones de euros que invirtió en los siete años que les tomo la tarea de desarrollar este increíble vehículo. Si, ya sabemos, no es el primer intento de hacer una mezcla entre un coche y una lancha que medianamente funcione. Pero lo que hace casi mágico al Aquada, tal el nombre del invento, es que con sólo pulsar un botón al momento de entrar al agua en apenas 12 segundos las ruedas se repliegan automáticamente para que el coche para pueda ofrecer una menor resistencia al avance cuando se comporte como una lancha.

Además de lo novedoso de su condición anfibia, el Aquada puede jactarse de tener un desempeño más que digno en ambos terrenos: en tierra alcanza los 160 km/h, mientras que en el agua llega a una velocidad de 50 km/h, suficientes para practicar esquí acuático o pasar un rato entretenido. Esto es posible gracias a su motor V6 de 175 caballos y 2500 centímetros cúbicos de cilindrada, impulsado a gasolina. La potencia se transmite a las ruedas mediante una caja de cambios automática de cinco velocidades, y para navegar por el agua utiliza el sistema hidrojet como el de las motos acuáticas.

El auto, un convertible, no tiene puertas, para evitar filtraciones cuando está en el agua. Los conductores y pasajeros deben saltar sobre un costado del vehículo para ingresar en él, como en un bote.

Su creador es el empresario multimillonario Neocelandés Alan Gibbs, quien asegura que por un precio estimado entre los 120.000 y 150.000 euros podrás pasar un verano “a lo James Bond”. "Con éste se puede tener un auto realmente bueno en la carretera y un juguete emocionante que puede remolcar a un esquiador; uno puede transportarse al trabajo en él, se puede ir a St. Tropez con él y llevar a dos amigas", dijo Gibbs durante la prueba de manejo llevada a cabo en el Támesis, en Londres.

Al menos en teoría, a partir del 2009 estará en los puntos de venta. Si no puedes dominar la ansiedad, en la web de Gibbs Technologies hay un formulario de solicitud que puedes ir completando para estar entre los primeros en tenerlo.
 

Pico y Placa Pasto 2018