Imprimir

Compró un sofá y dentro había un gato

gato

Una estadounidense compró un sofá de segunda mano por 27 dólares. El gato se había metido dentro del mueble sin que su dueño lo supiera.

El minino ya se ha vuelto a reunir con su verdadero dueño.

La estadounidense Vickie Mendenhall no podía imaginar que dentro del sofá de segunda mano que había comprado iba a encontrarse una sorpresa en forma de gato.

El sofá le había costado solamente 20 eurosSin embargo, lo cierto es que en el interior de su mueble, que le había costado 27 dólares (algo más de 20 euros), vivía un minino desde hacía dos semanas, según publica la prensa norteamericana.

Tanto Vickie como su novio Chris llevaban varios días escuchando unos débiles maullidos, pero no habían sido capaces de localizar la fuente gatuna.

Ya lo habían dado por imposible cuando Chris notó que algo se movía bajo él mientras veía la televisión. Era un gato, hambriento y deshidratado, que se había colado por un pequeño agujero del sofá antes de que su dueño lo vendiera.

En busca del dueño

La pareja llamó a la tienda en la que habían comprado el sofá, pero allí no supieron darle el nombre del dueño original.

Por ello, y después de curar al animal, Vickie contó su historia a los medios de comunicación, con la esperanza de encontrar al propietario, algo que finalmente ocurrió.

El dueño, Bob Killion, recogió al minino después de que un conocido le avisara tras ver la imagen en televisión. Killion había donado el sofá el pasado 19 de febrero, coincidiendo con la extraña desaparición de uno de sus tres gatos: Callie, de 9 años de edad. El misterio está resuelto.