Imprimir

CUERPO GLORIOSO: MUJER CON 12 HIJOS CONSERVA SUS 90-60-90

Una mujer inglesa de 36 años, madre natural de 12 hijos, aseguró que desconoce la fórmula para mantener una silueta de modelo, que incluye un peso de 45 kilos y unas medidas de 90-60-90. "Soy naturalmente delgada", dijo.
Técnicas como Pilates o el Tai-chi-chuan no pueden lograr lo que una buena dosis de sexo sumada a los extenuantes quehaceres domésticos prometen, como lo demostró Joanne Watson, una mujer de Guernsey, Inglaterra, para el escándalo de muchas feministas ortodoxas.

Radiante con sus doce hijos, que contrastan con 60 centímetros de cintura y 48 kilos de peso, Joanne está lejos de ser una "ama de casa desesperada" y asegura que ninguno de sus embarazos le produjo un sobrepeso tal que le impidiera lucir los mismos jeans XS que vestía la primera vez que fue a votar.

Y es que el ropero de Joanne ha cambiado muy poco en los últimos tiempos, puesto que su figura digna de cualquier pasarela le permite compartir ropa con su hija de 15 años, uno de los pocos problemas que le encuentra a su feliz prole, puesto que en lo único que se parecen a una familia normal es que también en la suya las substracciones de prendas entre mujeres terminan en complicados pleitos.

Añadió que pese a su indulgencia con las frituras su peso no ha registrado grandes cambios con el paso de los años y muchos de sus amigos ya la miran con sospecha al ver ante sus ojos una mujer con doce razones de peso para tener la forma ovalada de un luchador de sumo.

La nota, registrada por el diario inglés Daily Mail, da poca cuenta del feliz esposo, John Watson, de 41 años, y se desconoce si el placer de encontrarse cada noche con esta Venus de la clase media le haga olvidar las largas horas de trabajo necesarias para llevar a casa las libras esterlinas que hacen falta para alimentar 12 bocas.

Por el momento es válido el reconocimiento de sus compatriotas, puesto que su familia implica un importante aporte a la disminución del promedio de obesidad nacional y una significativa contribución a la tasa de natalidad.