Imprimir

El rey de los intentos de fuga de las c谩rceles colombianas

Jorge Iv谩n Gallego, un ex polic铆a condenado a 35 a帽os, intent贸 fugarse en 25 ocasiones. De las 3.472 noches que Jorge Iv谩n Gallego pas贸 en prisi贸n, 3.471 las dedic贸 a planear su fuga. La 煤nica en que no lo hizo estaba inconsciente, en el hospital de Villavicencio, luego de haber ejecutado el "salto del halc贸n" desde la terraza de la penitenciar铆a de esa ciudad.

En medio de la protesta que los presos iniciaron la ma帽ana del 16 de marzo de 1999, Jorge Iv谩n lleg贸 con sus compa帽eros hasta el cuatro piso de la c谩rcel pensando en lo que iba a sentir cuando extendiera los brazos y se lanzara al vac铆o, cual halc贸n tras su presa, buscando la libertad.

No la encontr贸, pero fue recibido por un 谩rbol y el pavimento que lo dejaron 'grogui', como dicen en prisi贸n. Al despertar, lo 煤nico que asombrosamente ten铆a lesionado era la mano derecha, donde se le incrust贸 una piedra.

Un fot贸grafo de EL TIEMPO inmortaliz贸 ese momento con su lente y le dio a conocer al mundo "la locura" de un recluso m谩s.

Pero Jorge Iv谩n no era uno m谩s del mont贸n de miles de presos. En realidad ha sido el hombre que m谩s intentos de huida ha hecho en la historia de las c谩rceles colombianas, seg煤n los propios registros del Inpec.

A este ' hombre p谩jaro', como lo bautizaron, le lleg贸 el viacrucis de su vida el 14 de mayo de 1998, cuando pas贸 de ser un avezado polic铆a de la Sij铆n, a un condenado a 35 a帽os por homicidio. Un crimen que, seg煤n 茅l, no cometi贸.

El hecho hab铆a ocurrido 17 meses atr谩s, luego de que unos ladrones que le robaron la moto, a los pocos d铆as aparecieron muertos. Aunque no hubo testigos presenciales del crimen, varios testimonios lo llevaron a prisi贸n.

Atr谩s quedaban los gloriosos d铆as en el Cuerpo 脡lite de la Polic铆a que busc贸 a Pablo Escobar. Y en un abrir y cerrar de ojos estaba frente a su nueva realidad. Desde esa primera noche, los barrotes parec铆an hablarle y busc贸 en sus recuerdos todas las pel铆culas de fugas que hab铆a visto.

Pero la 煤nica oportunidad clara fue con el 'vuelo del halc贸n'. Luego vendr铆an 24 intentos m谩s en otras cinco c谩rceles. "De Villavicencio me mandaron a El Barne (Boyac谩) y me mentalic茅 en abrir todos los t煤neles que pudiera.

Y lo hizo, pero siempre le faltaba el centavo para el peso, como cuando con las u帽as ara帽贸 cuatro paredes y movi贸 los ladrillos a golpes, pero cuando cre铆a que solo le faltaba una para alcanzar la calle, se encontr贸 con un muro de concreto. A los dos meses volvi贸 a intentarlo salt谩ndose tres paredes, pero en la cuarta lo 'sapiaron' y se tuvo que devolver.

No desfalleci贸 y 45 d铆as m谩s tarde se visti贸 de guardi谩n pagando con sus ahorros por el uniforme. Ya iba a pasar el 煤ltimo control y le toc贸 desistir antes de que lo requisaran.

Su conducta lo mand贸 derecho a La Picota en Bogot谩, donde protagoniz贸, tal vez, el intento de fuga m谩s 'osado' del que se tenga noticia: doblado, se meti贸 en una maleta que una amiga suya por poco saca de la penitenciar铆a.

Durante 25 d铆as baj贸 18 kilos a punta de aguantar hambre, hacer ejercicio y hasta masturbarse. Pero el esfuerzo tampoco sirvi贸. "Siempre fui traicionado, pero ten铆a tan metido ese proyecto en mi cabeza que viv铆 para mi fuga", dice Jorge Iv谩n mientras recalca que los sic贸logos que lo vieron siempre certificaron que no estaba loco.

El c贸mo qued贸 por fin en libertad en el 2007 hace parte de la historia que est谩 consignada en Asombrosos intentos de fuga de un reo iracundo. Un libro real con un protagonista de pel铆cula.

Peluca, u帽as y silicona
Alcanz贸 a llegar a la puerta vestido de mujer

Otro de los arriesgados intentos de fuga de Jorge Iv谩n fue en la c谩rcel de El Barne, cuando con la ayuda de un gay se disfraz贸 de mujer. "脡l me consigui贸 las siliconas, la cola postiza, las pesta帽as, las u帽as, la peluca y la ropa. Pero cuando iba llegando a la guardia otro interno me advirti贸 que el mismo marica me hab铆a delatado". (fuente: www.eltiempo.com)