¿Por qué gritamos ¡ay! cuando nos golpeamos? - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
eros240.jpg
E-mail Imprimir PDF

¿Por qué gritamos ¡ay! cuando nos golpeamos?

Cada semana, la revista BBC Focus resuelve algunas dudas de sus lectores. A continuación, una selección de algunas de las respuestas para los curiosos.

¿Por qué gritamos ¡ay! cuando nos golpeamos?

 

El sonido seminvoluntario que hacemos cuando nos damos un golpe, nos pinchamos, o nos quemamos un dedo, por ejemplo, es constante en todas las lenguas y todas las culturas.

En español solemos decir ¡ay!, los alemanes dicen ¡Ach!, los noruegos ¡Aul! y los chinos ¡Aiya!

Pero en todos los casos, es un sonido producido con la boca abierta y una respiración corta.

Ésta es la manera más rápida y más simple de hacer un sonido fuerte y, probablemente, evolucionó hasta transformarse en una alarma para avisarle a la tribu sobre la existencia de un peligro.

Si el peligro es un animal, el sonido tiene el mismo efecto que mostrar los dientes en forma amenazante.

¿Por qué los seres humanos caminan erguidos?

Probablemente, porque ahorran energía. La idea -muy popular en una época- de que el hombre llegó a caminar apoyándose sólo en sus piernas para regular la temperatura corporal durante la temporada cálida fue descartada recientemente, porque se demostró que no hubo suficiente presión evolucionaria para que el hombre controlase la temperatura.

Otras teorías populares incluyen la noción de liberar las manos para usar herramientas y cargar comida y también que esta forma de andar le permite al ser humano caminar en aguas más profundas.

Sin embargo, los más recientes experimentos demostraron que se trata de una cuestión de ahorrar energía.

Los investigadores pusieron a un ser humano y a un chimpancé a caminar sobre una cinta. En promedio, los chimpancés utilizaban la misma cantidad de energía independientemente de si estaban parados sobre dos o cuatro patas.

Los seres humanos, en cambio, utilizaban un 75% menos cuando caminaban erguidos en comparación con los chimpancés en cuatro patas.

¿Cuál es el récord de velocidad máxima alcanzada por un auto de Fórmula 1?

El récord de velocidad máxima alcanzada por un coche de Fórmula 1 es de 372,6 kilómetros por hora.

Fue alcanzado por el colombiano Juan Pablo Montoya, durante los entrenamientos del Gran Premio de Monza de 2005 en Italia.

La marca dio por tierra con los 369,9 km/h que desde 2004 poseía el brasileño Antonio Pizzonia (Williams-BMW).

Desde entonces, el reglamento disminuyó la potencia de los motores de la categoría.

¿Hasta que temperatura llega el agua antes de congelarse?

La respuesta obvia es 0ºC, pero el agua es una sustancia extraña que rara vez se comporta de la forma esperada.

Por ejemplo, si contiene impurezas, el punto en que se congela cae, por eso el agua de mar debe llegar a -2ºC para congelarse.

Pero si vuelves el agua increiblemente pura -como lo hizo recientemente un equipo de investigadores de la Universidad de Utah, en Estados Unidos- es más difícil que se transforme en hielo.

La temperatura tiene que caer a por lo menos -48ºC para que se solidifique.

Pico y Placa Pasto 2017