Imprimir

LO MULTARON POR IMPOTENTE

En Italia, un hombre fue obligado a pagar un multa de 200 mil euros (265 mil dólares) por casarse con su novia sin decirle que padecía impotencia sexual.
El demandado se llama Luca Prodi, de 26 años, a quien una corte de un pequeño pueblo de Palermo lo encontró culpable de mentirle a su exposa. La mujer afirmó que su marido quería esperar hasta después del matrimonio para tener sexo, descubriendo la verdad en la noche de bodas. Pero los jueces afirmaron que la muchacha tenía derecho a conocer sobre la impotencia de su pareja antes de sellar el contrato matrimonial, por lo que ella no se demoró en divorciarse. Como si fuera poco, Prodi tuvo también tuvo que pagar 30 mil euros (casi 40 mil dólares) por los gastos del juicio.