Los locos del Niágara - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF

Los locos del Niágara

Las cataratas del Niágara han ejercido desde siempre un poder hipnótico sobre los seres humanos. Decenas de personas saltan cada año sobre la masa de agua, bien con el propósito de suicidarse, bien con la intención de pasar a la historia. Desde principios del siglo XX se tiene noticia de alrededor de 20 saltos a bordo de barriles, cápsulas o los más rebuscados ingenios.

Muchos de estos 'locos' han logrado vivir para contarlo y otros muchos se han quedado por el camino. Éste es un resumen del desafío más estúpido jamás contado.

1. Annie Taylor (1901)

El 24 de octubre de 1901, el día de su 63 cumpleaños, Mrs. Annie Edson Taylor, viuda y maestra de escuela, se lanzó desde lo alto de las cataratas del Niágara a bordo de un barril de madera. Despeinada y algo magullada, Mrs Taylor sobrevivió a la caída de 52 metros desde la “Herradura del Caballo (Horseshoe Falls) y se convirtió en la primera de una larga lista de temerarios saltadores que desoyeron sus primeras palabras tras la hazaña: “Nadie debería volver a hacer esto”. La explicación que dio tiempo más tarde sobre su extraño desafío fue que estaba harta de su trabajo de maestra y pensó que el salto podía darle fama y fortuna. Para su desgracia, la señora Taylor malvivió durante algunos años con el dinero que sacaba por posar para fotografías y murió en la más absoluta pobreza. (Seguir leyendo) (English)

 

 



2. Bobby Leach (1911)

 

El 25 de julio de 1911, Bobby Leach se convirtió en la segunda persona en tirarse en el interior de un barril cataratas abajo. Aunque aparece sonriente en las fotografías, Bobby se pasó seis meses en el hospital recuperándose de las graves fracturas. Tras una vida llena de aventuras y desafíos temerarios, Leach moriría años más tarde por las heridas producidas tras resbalar con una cáscara de naranja.

3. George Stathakis (1930)

El 5 de Julio de 1930, George Strathakis, escritor griego y amante de las experiencias metafísicas, se lanzó por las cataratas canadienses en el interior de un resistente barril construido por él mismo. Aunque el barril resultó intacto, la aventura de Stathakis le costó la vida por una serie de desafortunadas circunstancias. Pese a que había llevado consigo una reserva de oxígeno suficiente para ocho horas, la mala suerte hizo que su barril quedara atrapado tras la cortina de agua sin posibilidad de flotar hacia el río. Veintidós horas después, un equipo de rescate abrió el barril y encontró su cuerpo sin vida como consecuencia de la asfixia. En el interior también estaba su mascota, una vieja tortuga de más de cien años que Stathakis había llevado consigo. Fue la única que sobrevivió a la hazaña.

4. William "Red" Hill (1931)

Un año más tarde, William "Red" Hill, natural de la zona, se tiraba por los rápidos a bordo del mismo barril que había utilizado Stathakis y sobrevivía. William "Red" Hill fue considerado como un héroe por su labor en el entorno de las cataratas. A lo largo de su vida salvó a 28 personas de morir ahogadas, aunque también recuperó los cuerpos de 177 fallecidos por accidentes o suicidios.

5. John David Munday (1985, 1993)

Con su cápsula de acero blanca y roja, David Munday ha sido sin duda el más obstinado de los saltadores del Niágara. Munday intentó lanzarse repetidamente desde 1985 hasta 1993 y lo consiguió con éxito en dos ocasiones. Durante aquellos años llegó a hacerse 'amigo' de la policía canadiense, que le detuvo y multó una y otra vez por violar las normas del parque. Curiosamente, uno de los puntos recoge la prohibición de lanzarse cataratas abajo.

6. Jessie Sharp (1990)

Sobre estas líneas, la última imagen con vida de Jessie Sharp, un muchacho de 28 años que saltó a bordo de su kayak sobre las cataratas del Niágara desprovisto de casco o chaleco salvavidas. El 5 de junio de 1990 acudió a las cataratas con un par de amigos convencido de que el salto era 'pan comido'. Su cuerpo nunca fue recuperado.

7. Robert Overacker (1995)

La mañana del 1 de octubre de 1995, Robert Overacker, de 39 años, acudió a las cataratas del Niagara con la intención de convertirse en el primer ser humano capaz de superar el salto en moto de agua. La imagen de arriba nos muestra el instante fatal en que Overacker salta sobre el abismo. Su intención era saltar de la moto y salir del agua gracias a un paracaídas propulsado. El paracaídas no funcionó. Su cuerpo fue recuperado río abajo, por un barco repleto de turistas. (TOMADO DE FOGONAZOS)

 

Pico y Placa Pasto 2017