MEDUSA, el rayo mortal del futuro. - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF

MEDUSA, el rayo mortal del futuro.

 Practicamente la totalidad de las armas que hay en uso en el planeta (y no son pocas) se basan en arrojar un trozo de materia a gran velocidad contra el enemigo. No hay prácticamente implementaciones prácticas de armas basadas en otros conceptos. Pero MEDUSA puede cambiar este panorama.
En realidad, una pistola no es más que una versión sofisticada de la honda que David uso contra Goliat. En la honda, un trozo de piedra es acelerado por el giro de la honda, y sale despedida hacia el enemigo, golpeándolo con una fuerza que depende de la masa de la piedra y de su velocidad. En la pistola, la explosión de la pólvora acelera un trozo de plomo, que impacta contra el blanco, con una fuerza que también depende de la masa de la piedra y de su velocidad. Es decir, hemos estado miles de años haciendo prácticamente lo mismo.

Por supuesto, se trata de un sistema muy efectivo: millones de muertos por armas de fuego de todo tipo pueden corroborar esto. Sin embargo, la industria bélica busca todo el tiempo la forma de innovar, y parece que Optima Technology Group ha encontrado una nueva forma de destruir un blanco.

En realidad, su arma MEDUSA es un rayo de partículas de alta energía, que promete destruir cualquier cosa que le pongamos delante: desde un avión a un submarino, incluyendo tanques, bunkers y por supuestos, humanos.

MEDUSA es un arma de rayos. Seguramente su nombre remite a la mitología, donde la mirada de la Medusa era capaz de transformarte en una estatua de piedra. MEDUSA, en cambio, puede transformarte en vapor. La combinación de un rayo laser y una explosión de microondas son el secreto de esta arma.

Por supuesto, no hay demasiados detalles técnicos (en realidad, nunca esperamos encontrar un plano de una arma así dando vueltas por la red), pero de lo que se puede leer por aquí y por allá, puede deducirse que MEDUSA acelera electrones a velocidades muy altas, dirigiéndolos al blanco. O sea, más o menos lo mismo de que hacia David, pero con piedras más pequeñas a velocidades más altas.

Los electrones generados dentro del mecanismo de MEDUSA se capturan en un tubo de vacio especial, llamado Klystron. Al ser acelerados mediante el laser y las microondas de alta energía, se transforman en verdaderos proyectiles mortales, con la energía necesaria para destruir rápidamente material orgánico e inorgánico.

El tubo klystron es el que se encarga de proporcionar energía a los electrones para que salgan despedidos a la velocidad de la luz. Una fuente de radiofrecuencia se encarga de sincronizar los electrones con el haz de microondas. Esto produce una especie de guía, por la que se desplaza el rayo sin dispersarse, permitiéndole alcanzar distancias grandes sin perder prácticamente energía en el camino.

El haz de un rayo laser convencional choca con las partículas que se encuentran suspendidas en el aire, como las gotas de la lluvia, polvo o niebla, que reducen dramáticamente su eficacia.

La ambiciosa compañía no especifica si tiene un prototipo funcional de esta tecnología o no, ni menciona cuándo MEDUSA estará en la vidriera de las tiendas. Pero si se encarga de aclarar que esta arma avanzada puede también tener aplicaciones civiles, tales como destruir asteroides que amenacen la tierra.

Todo parece indicar que mientras los chicos de Optima Technology Group siguen trabajando en MEDUSA, tendremos que seguir usando las pistolas de siempre para dispararnos entre nosotros.

Pico y Placa Pasto 2017