Ocho escalofriantes objetos que cargan con el estigma de estar "malditos" - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF

Ocho escalofriantes objetos que cargan con el estigma de estar "malditos"

En la historia de la humanidad se han registrado diversas denuncias de hechos paranormales asociadas a objetos. Muñecas, espejos o casas embrujadas destacan entre los "malditos" que podrás encontrar en detalle a continuación:

 

 

Caja Dybbuk: La caja Dybbuk es un mueble hecho para almacenar vinos que supuestamente está habitado por un espíritu judío. La propietaria original era una anciana judía que sobrevivió al Holocausto, quien solicitó ser enterrada con el objeto para así protegerla. La mujer le prohibió hasta su familia abrirla ya que en su interior se encontraba un demonio llamado "Dybbuk".

 


Pintura: "The Hands Resist Him": Esta obra fue creada en 1972 por Bill Stoneham y es conocida por ser la más embrujada de la historia. La traducción al español es "las manos se le resisten" y fue comprada por John Marley en 1984, quien murió en una fallida operación a corazón abierto. Luego fue trasladada a una cervecería en California pero el recinto terminó incendiado, eso sí, la pieza se mantuvo intacta.

 

Pintura:

Pintura: "The Hands Resist Him" Pintura: "The Hands Resist Him"

 


Myrtles Plantation, "la casa embrujada": La historia se remonta a 1976 en una casa que se construyó sobre un cementerio de aborígenes estadounidenses. En 1980 se instaló un gran espejo en la propiedad de los nuevos huéspedes, los Woodruff. De ahí en más todo cambió.

 

La familia murió envenenada y los espejos del lugar no fueron tapados tras su muerte. Al respecto, las tradiciones indican que estos objetos deben ser tapados cuando alguien fallece para que los espíritus no se queden atrapados en ellos.  Desde ese entonces se habla de que Sarah Woodruff y sus hijos se aparecen en el espejo y que dejan sus huellas pegadas en el cristal.


 

 

El vestido de la novia: En 1849 la joven Anna Baker estaba enamorada de un herrero con quien se comprometió, sin embargo, su padre molesto por dicha condición desterró al hombre a una ciudad lejana en Pennsylvania. Antes de la separación, la mujer compró el traje de novia, que según la leyenda, cobra vida cada vez que en las noches hay luna llena. El lugar hoy es un prestigioso museo.


 

El Castillo Belcourt y sus dos sillas malditas: La construcción data de 1894 bajo la orden del multimillonario político Oliver Hazard Perry Belmont. Desde el origen presentó situaciones anormales en dos sillas, que según las historias vinculadas al sector dicen que cargan con espíritus. Esta energía se encarga de intimidar a todos quienes se sientan en estas. Se dice que producen mareos, escalofríos, incomodidad, e incluso electricidad estática.


El muñeco que mata si le tomas una foto: La historia se origina en 1896 en Florida, Estados Unidos. Al principio del siglo XX, el adinerado Dr.Otto que vivía en Key West, trajo varios esclavos de las Bahamas.  Una de estas mujeres —se dice que practicaba magia negra— creó al muñeco de alambre, ropa y paja, y se lo regalo al hijo de los Otto, llamado Robert.


 

El niño se sintió muy unido al muñeco, incluso llamándolo como él. Durante numerosas ocasiones el niño culpó al muñeco de algunas travesuras.  En 1972 el menor fallece y la familia deja la casa. Los nuevos habitantes encontraron al muñeco y se dieron cuenta de todo lo que hacía por lo que optaron por regalarlo a un museo, en el que se dice que si no piden permiso para fotografiarlo, éste te maldice por siempre.


 

El Hombre angustiado:

 

Es un cuadro que se dice que fue pintado con la sangre del autor, Sean Robinson, quien después se suicidó.  La obra ha generado muchas reacciones ya que según reportan, el retrato a provocado sucesos paranormales.


 

La Muñeca Annabelle: Annabelle existe. Actualmente, se le puede encontrar en el Warren Occult Museum, en Monroe, Connecticut. La muñeca está en un muestrario de madera, completa, con una cruz y un cartel que dice: "Precaución: No tocar". Al contrario como se muestra en la película, con una Annabelle de porcelana, la verdadera está hecha de trapo como la clásica "Raggedy Ann Doll", señalan los investigadores.

 

La muñeca original perteneció a una estudiante de enfermería llamada Donna. La muñeca, que le fue regalada por su madre en los 70's para su cumpleaños número 28, fue comprada en una juguetería de segunda mano. Luego de unos días en su poder, la compañera de habitación de Doona, llamada Angie, fue la primera en notar que la muñeca era "extraña", afirman Ed y Lorrain Warren.


 

Poco después de ser regalada, Donna y Angie notaron que ella cambiaba sutilmente de posiciones durante el día. Después de vivir durante meses con esta muñeca, y creyendo que los incidente podrían ser consecuencia de robos al interior de su hogar, Donna llegó una noche a su casa y se percató que Annabell tenía sangre en sus manos y pecho. Asustada, sus compañeros de cuarto contactaron a un medium para ayudar a resolver el misterio.

Ocho escalofriantes objetos que cargan con el estigma de estar "malditos"

Pico y Placa Pasto 2017