Toda la verdad sobre el Área 51 - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF

Toda la verdad sobre el Área 51

Mucho se ha dicho sobre la emblemática Área 51, sin embargo, documentos recientemente desclasificados revelan una realidad muy distinta del mito. Hasta hace un par de meses, el gobierno norteamericano desconocía la existencia del Área 51. La zona no estaba registrada en ningún mapa y su nombre se relaciona a todo tipo de teorías conspirativas; se ha hablado de la existencia de un búnker en el cual se llevan a cabo investigaciones secretas con extraterrestres y naves espaciales.

Sin embargo, unos documentos adquiridos por el Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington, a través de la Ley de Libertad de Información, confirmaron la existencia de la mítica zona.

Esto llevó a la propia Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, por sus siglas en inglés) a reconocerla el pasado 16 de agosto; pero este es apenas el comienzo de una intrincada historia de operaciones militares.

Los documentos no hablan de Ovnis, ni extraterrestres. Se trata, en realidad, de una sede del gobierno norteamericano utilizada para realizar pruebas de proyectos ultra secretos de aeronaves altamente especializadas, particularmente utilizadas para el espionaje.

La historia comienza en 1955 cuando miembros de la CIA sobrevolaban el territorio norteamericano en la búsqueda de una zona segura para probar un prototipo de avión espía llamado U-2. Este artefacto se usó en la guerra fría para espiar a la Unión Soviética y aún opera en las fuerzas norteamericanas.

Tras el reconocimiento de la zona que se conocería como Área 51, el entonces presidente Eisenhower aprobó el proyecto y la base empezó a operar a mediados de ese año.

¿Qué hacían?

En los más de 60 documentos desclasificados por el Archivo de Seguridad Nacional se habla de la existencia de diferentes proyectos enfocados en “probar la capacidad de reconocimiento de las aeronaves ahí desplegadas y su capacidad para evadir la detección por radar”.

Entre estas pruebas “sigilo” se llevaron a cabo las de los aviones F-117 utilizados por primera vez en 1989 en la operación que consiguió el derrocamiento del exlíder panameño Manuel Noriega.

Estas aeronaves sobrevolaron el sureste asiático en 1998 y entraron en combate en la guerra de Yugoslavia en 1999 y en la guerra de Irak en 2003. Además, evidencian la obtención las aeronaves soviéticas, Soviet MiG, por parte del gobierno norteamericano durante la guerra fría, los cuales habrían sido facilitados por Israel en 1968.

De esta manera, la fuerza aérea norteamericana examinaba y ensayaba los equipos de su adversario. En varias de las misivas se resalta la importancia de mantener el sitio y sus actividades completamente secretos.

El mito de que en el Área 51 están almacenados los restos de naves espaciales, particularmente los despojos del accidente de Rowsell en Nuevo México en 1947, en donde presuntamente un Ovni se estrelló, consolidando así la más famosa de las teorías alienígenas, sigue vivo a pesar de estas revelaciones. (Fuente: www.semana.com)

Pico y Placa Pasto 2017