Tragedias tras jugar con la tabla ouija - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
eros240.jpg
E-mail Imprimir PDF

Tragedias tras jugar con la tabla ouija

Hace un par de años, cerca de 20 jovencitas de un reconocido colegio ubicado en el corregimiento cerriteño de El Placer, fueron remitidas a centros asistenciales de El Cerrito y Palmira, tras haber participado de una sesión espiritista con una tabla ouija. Fue en el salón de clases donde las menores habrían participado de este ‘juego’, que se interrumpió de manera abrupta, cuando algunas de las estudiantes presentaron desmayos y alteraciones nerviosas tras manipular esta tabla.

Este hecho se registró curiosamente el 31 de octubre de 2014, y aunque ya hace varios años de este suceso, se conoció que algunas de las participantes aún tienen cuadros depresivos y alteraciones en su sistema nervioso; algunas en las noches no pueden conciliar el sueño, porque al parecer, hay un espíritu que las atormenta, el cual quedó libre tras el juego con la tabla ouija.

La historia
El origen de la Ouija, el tablero dotado de letras y números con el que supuestamente se puede entablar contacto con los espíritus de los muertos, aún es impreciso. Un tablero bastante parecido a una Ouija fue encontrado alrededor del año 1.200 A.C. en China, país donde algunos sabios acostumbraban a guiar un palo alrededor de una bandeja llena de arena para comunicarse con los espíritus del Más Allá. Otras fuentes afirman que Pitágoras, en el 540 a.C. realizó sesiones de espiritismo con una especie de tablero con ruedas que él mismo denominó ‘la tabla mística’.

La Ouija se popularizó de verdad de la mano de la moda espiritista que se extendió por todo Occidente hacia finales del siglo XIX.

Adquirió tal fama que muchas personas comenzaron a celebrar sesiones organizadas de espiritismo, donde se preguntaba a los espíritus y las respuestas eran contestadas mediante una serie de golpes o sacudidas. Se cuenta, por ejemplo, que Mary Todd Lincoln, esposa del Presidente de los Estados Unidos Abraham Lincoln, celebró sesiones en la misma Casa Blanca de forma regular para comunicarse con sus hijos fallecidos.

Tragedias reales en el mundo
Uno de los hechos más espeluznantes es el de la Universidad Benedictine en Chicago. En el campus hay muchas historias sobre eventos derivados del juego de la ouija, como el de unos estudiantes que jugó encima de las lápidas del cementerio del campus, posteriormente un estudiante empezó a convulsionar y mostrar comportamiento agresivo contra sus amigos.

Los guardias lograron calmar y sedar al estudiante, pero al otro día no hablaba y mientras se llevaba a cabo un tribunal para definir la situación del alumno, lo encontraron en su habitación suspendido de una soga al cuello, viendo por la ventana, mientras un enjambre de moscas luchaba por ingresar a la habitación.

Caso Jennifer Lynn
En 1972, Jennifer Lynn Sprigman, una chica de 14 años que vivía en Illinois, Estados Unidos, jugó a la Ouija con una compañera de la escuela y lo primero que le preguntó a la tabla fue a qué edad iba a morir. La aguja dio como resultado el número 18 y, posteriormente, apuntó las palabras “asesinada” y “estrangulada”.

El 3 de octubre de 1976, dos semanas antes de que Lynn cumpliera 18 años, la chica falleció a manos de un estrangulador que jamás fue capturado.

El caso de Colin Roberts
Colin Roberts, un adolescente de 15 años, contaba con muchos amigos y tenía afición por jugar a la ouija con ellos, volviéndose frecuente hasta que la práctica se volvió un hábito en solitario, cuando según cuentan los testigos, Roberts empezó a cambiar.

Un día dijo: “Hice un pacto con el diablo, ahora tengo que ir a una fiesta”, luego se suicidó en un árbol cerca de una iglesia. Hasta ahora no tiene explicación que un mes después encontraron a dos machos cabríos sacrificados en el mismo sitio donde Colin se suicidó.

Estefanía Gutiérrez Lázaro
Uno de los casos más sonados en España corresponde al de Estefanía Gutiérrez Lázaro. En 1990 con 18 años llevaba una vida normal, pero su novio se murió en un accidente de motocicleta, por lo que decidió contactar con el muchacho a través de la ouija. Pidió la ayuda de unas amigas dentro de la escuela, donde una maestra las descubrió e inmediatamente obstruyó la sesión sin que terminara adecuadamente.

Estefanía inició con problemas de salud, insomnio y convulsiones, viendo sombras extrañas en su cuarto sin poder dormir bien, lo que causó que su salud se degenerara. En 1991 Estefanía colapsó y murió sin que se determinara la causa de su muerte. Días después, una de las fotos de Estefanía, se encendió sin razón alguna. La familia se retiró de la casa.

David McCallum
El caso de David McCallum, sucedió en Inglaterra. Dos jóvenes que jugaban la ouija con mucha frecuencia invocando a un demonio al que llamaban ‘El amo’. David, el líder, se comunicó con aquella entidad, recibiendo una orden del espíritu perverso, quien le ordenó llevar a dos vecinos de 15 años a su casa. Todo olía mal en la casa y sus vecinos se asustaron al ver símbolos satánicos en el hogar.

David empezó a jugar con la ouija recibiendo la orden de asesinar a sus invitados. Cuando interrogaron a David McCallum en la policía, alegó que en su cabeza oyó una voz que le ordenó asesinar a sus víctimas. Fue encerrado de por vida.

Pico y Placa Pasto 2017