Tranquilos, el viernes tampoco se acaba el mundo - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
eros240.jpg
E-mail Imprimir PDF

Tranquilos, el viernes tampoco se acaba el mundo

Una nueva profecía apocalíptica asegura que el fin de los tiempos llegará este viernes 29 de julio. Un video publicado en internet a comienzos de este mes, y que se volvió viral, es el responsable del vaticinio. En sus 18 minutos de duración, y con más de 4 millones de visualizaciones, se muestra cómo la inversión de los polos magnéticos de la Tierra desencadenará grandes desastres naturales, para finalmente generar un terremoto que extinguiría la raza humana. El evento cataclísmico estará acompañado de una intensa luna roja.

 

Para entender este escenario, debemos recordar que la Tierra tiene un campo magnético que se genera en su interior por el movimiento de metales líquidos, y que su configuración alrededor del planeta se asemeja a la de un gigantesco imán de barra con sus respectivos polos norte y sur.

El también llamado campo geomagnético es esencial para el mantenimiento de la vida, pues en su ausencia estaríamos expuestos a la llegada de partículas altamente energéticas provenientes del Sol, que debilitarían la atmósfera terrestre, como lo que probablemente sucedió en Marte.

El campo geomagnético no es estático, y a lo largo del tiempo hay cambios de orientación que conllevan a un intercambio paulatino del polo norte y el sur, como si cogiéramos el imán e invirtiéramos su posición.

Este hecho fue observado hace cerca de un siglo en rocas volcánicas (como la magnetita) que sorprendentemente estaban magnetizadas de forma contraria a la esperada, es decir, opuesta a la dirección dada por el campo magnético de la Tierra.

Nuevas pruebas de las llamadas inversiones fueron encontradas en sedimentos oceánicos y se estableció que estas no son regulares, y pueden ocurrir en intervalos de pocas decenas de miles de años hasta varios millones de años.

La causa del fenómeno no es clara, pero se cree que no es espontáneo y tiene que ver con eventos que cambian el flujo de material en el núcleo terrestre.

Aunque existen muchas incógnitas sobre su funcionamiento, actualmente el polo norte magnético muestra una tendencia de desplazamiento desde el norte de Canadá hacia Siberia, a unos 30 kilómetros por año, pudiendo ser algo transitorio.

Podemos estar tranquilos porque el viernes no habrá una inversión magnética de la Tierra que acabe con todo lo que conocemos. La Tierra ha tenido cientos de veces esta “vuelta” en su campo magnético y no ha significado el fin del mundo, pero es importante seguir entendiendo el funcionamiento del planeta. Y por cierto, tampoco habrá luna roja el viernes.

Pico y Placa Pasto 2017