Imprimir

No es necesario amputar nada

Un marido cualquiera fue promiscuo sexualmente con una oriental y no tomó ningún tipo de precauciones. Una semana después de llegar a su casa se levantó una mañana y descubrió que...

su pene estaba lleno de unas manchas verdes y moradas. Horrorizado, se va a ver al médico inmediatamente.

El doctor le ordenó unas pruebas y después le dijo:

- Le tengo malas noticias: Usted está infectado por el virus extraño, que proviene de Mongolia. Es extremadamente raro y lo siento, pero no hay cura. Vamos a tener que amputarle el pene.

El hombre grita invadido por el horror:

- ¡Nooooo! ¡Quiero una segunda opinión!

El doctor le dice:

- Bueno, es su decisión, pero le aseguro que la amputación es la única solución.

Al dí a siguiente el hombre se busca un doctor chino. El doctor lo examina y proclama:

- ¡Ohhhh!!!!!… Vilus de Mongolia. Muy lala enfelmedad.

- Sí… sí… Ya eso lo sé; pero… ¿Qué puede hacer usted? ¡El otro médico quiere aputarme el pene! El doctor chino se ríe, moviendo la cabeza:

- ¡Estúpido doctol peluano! ¡Siemple quiele opelal, pala sacale más plata! ¡Esto no necesita opelal!

- ¡Gracias a Dios!!!!!! -Contesta el paciente, agradecido y feliz.

- No se pleocupe -dice el doctor:

A vel… Salte… salte… salte… salte… salte… salte… salte…

¿Ve? ¡Se le cayó solito!