Imprimir

As√≠ estafan con la ‚Äúventa de cupos‚ÄĚ de la Universidad Nacional

Paula*, como miles de j√≥venes colombianos, so√Īaba con ser universitaria. Quer√≠a ser m√©dica. Le apasionaba el hecho estar en un quir√≥fano para salvar vidas. Sin duda, un camino dif√≠cil en el pa√≠s, donde medicina es una de las carreras m√°s costosas, excepto en la Universidad Nacional, la √ļnica instituci√≥n p√ļblica que ofrece el programa en Bogot√°, donde vive.

 

La joven sab√≠a que sus padres no podr√≠an pagar 9, 10 o hasta¬†m√°s de 15 millones de pesos por un semestre en una universidad privada. As√≠ que inici√≥ el proceso de admisi√≥n en ‚ÄėLa nacho‚Äô,¬†la mejor instituci√≥n de educaci√≥n superior de Colombia, seg√ļn el m√°s reciente ‚ÄėQS World University Ranking‚Äô.

Pagó los derechos correspondientes, asistió a la prueba de admisión junto con más de 30.000 personas y esperó paciente durante días.

No pas√≥. No obtuvo el puntaje requerido. Lo intent√≥ por¬†segunda vez. Eso s√≠, prepar√°ndose¬†antes a uno de los cursos pre-universitarios que ofrecen en los alrededores¬†de la Universidad Nacional. Nunca¬†falt√≥ a clases, estudi√≥ con juicio, volvi√≥ a inscribirse en ‚ÄėLa Nacho‚Äô y d√≠as despu√©s, al ver los resultados, su √°nimo esperanzador cayo por segunda vez¬†al ¬†suelo. Tampoco lo logr√≥.

‚ÄúNinguno de mis compa√Īeros del curso preparatorio fue admitido‚ÄĚ, admite con algo de re.

‚ÄúFue¬†frustrante‚ÄĚ, le dijo¬†a KienyKe.com. Paula¬†no sab√≠a qu√© m√°s hacer. Postularse una vez m√°s significaba¬†perder dinero y tiempo, y tal vez, decepcionarse una vez m√°s,¬†hasta¬†de sus propias capacidades.

La familia de Paula,¬†sus amigos y allegados, conocieron¬†su¬†preocupaci√≥n. Un amigo lejano¬†les plante√≥ una posible¬†soluci√≥n para el ingreso de la joven a la instituci√≥n p√ļblica.

‚ÄúDe esto nadie sabe mucho, porque hay que tener cuidado. Lo que s√≠ le digo, es que ella entra sin inconvenientes‚ÄĚ, le dijo el hombre a Ana*, mam√° de Paula, quien no sab√≠a qu√© hacer en ese entonces.

Y es que lo que le ofrecían parecía ser sencillo, la opción que el conocido ponía a discusión, parecía ser el pasaporte para iniciar su carrera como médica.

‚ÄúNos dec√≠a que trabajaba con pol√≠ticos, que ya hab√≠a ayudado a varias personas y que era cuesti√≥n de hacer todo bien. Pagar, inscribirse y dejar que otra persona presentara el examen de admisi√≥n por ella, que¬†supuestamente se lo sab√≠a a la perfecci√≥n‚ÄĚ.

Pero el ingreso que aseguraba el sujeto no era una alternativa económica. Además de seguir las instrucciones para acceder al supuesto cupo en venta, debían cancelar 15 millones de pesos. Aunque la familia de Paula no tenía ese dinero en el bolsillo, la idea quedó sonando en el ambiente. Un crédito bancario sería el siguiente paso.

Responde la Universidad Nacional

Mario Alberto Pérez, director Nacional de Admisiones de la Universidad Nacional, asegura que todo se trata de una estafa, en la que personas inescrupulosas se aprovechan de las necesidades y anhelos de los aspirantes.

‚ÄúDicen que les van a dar un cupo y en teor√≠a les van a ayudar a presentar el examen.¬†La Universidad¬†cuenta con mecanismos de seguridad¬†y por eso hemos tenido que repetir y anular ex√°menes en diferentes procesos‚ÄĚ.

De acuerdo con lo que se√Īala P√©rez, no se trata de una alerta nueva. Por eso, han tomado diferentes medidas para advertir a posibles v√≠ctimas.

‚ÄúEn la convocatoria dejamos claro que nos reservamos el derecho de anular total o parcialmente la prueba‚ÄĚ, le dice el directivo a KienyKe.com.

Antes de conocer la realidad sobre la fraudulenta oferta, Paula y su familia conocieron a Sandra*, una madre que igual de ilusionada cayó en la trampa.

Con l√°grimas en los ojos, decepcionada por el dinero que entreg√≥ sin nada a cambio, cont√≥¬†c√≥mo se dej√≥ llevar en la b√ļsqueda de educaci√≥n para su hijo, que so√Īaba con que el campus de la Universidad Nacional se convirtiera en su segundo hogar.

‚ÄúNo volv√≠ a saber nada de la persona a quien le entregu√© el dinero¬†. Me endeud√© para nada‚ÄĚ, dice.

Gracias a ese testimonio y un poco de prevención, Paula y sus padres no se convirtieron, como Sandra, en otras víctimas de este fraude, que podría pasar desapercibido. La decisión que tomó la joven, fue estudiar otra carrera relacionada con la salud y no confiar en las dudosas intenciones del hombre que decía conseguir cupos con solo mover sus fichas.

El director Nacional de Admisiones de la Universidad Nacional indica que este, fue un ejemplo claro de lo que le ha pasado y le podría pasar a muchos colombianos.

‚ÄúSe han encontrado muchos casos, en los que dicen que les han vendido cupos porque conocen gente al interior de la Universidad. Pagan sumas importantes y les dicen que incluso les pueden devolver el dinero‚ÄĚ.

Por eso, deja en claro que el proceso de admisión a la institución es orientado por un grupo especializado, por lo que nadie puede conocer la prueba de ingreso antes de que los postulados la presenten.

‚ÄúHemos sido auditados por la controlar√≠a y por la misma fiscal√≠a en procesos de revisi√≥n,¬†donde se puede demostrar la seguridad que tiene el proceso.¬†Por ejemplo, si hay una supuesta venta de cupos, ser√≠a importante conocer la denuncia puntual y cualquier entidad de control puede hacer una revisi√≥n sobre esas personas en espec√≠fico. La √ļnica forma de ingreso es pasar el examen de admisi√≥n‚ÄĚ, puntualiza.

Además, Mario Alberto Pérez revela que en la actualidad hay demandas y procesos en curso en la Fiscalía, y en consecuencia; exhorta a los interesados para que no caigan en falsas promesas.

‚ÄúEl llamado a la gente es que¬†cualquier inquietud que tenga, la resuelvan directamente con la Universidad.¬†Que no se dejen creer de las falsas promesas porque est√°n¬†tratando¬†de vender algo imposible, que es lo m√°s sagrado para la Nacional‚ÄĚ. (Fuente: kienyke.com)

*Nombres cambiados a petición de la fuente.