'Coma etílico' aumenta entre jóvenes alemanes por beber sin parar durante dos horas - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF

'Coma etílico' aumenta entre jóvenes alemanes por beber sin parar durante dos horas

Cerca de 360 adolescentes ingresan al mes a los hospitales de Alemania víctimas del descontrolado consumo de alcohol en el sistema de 'bar abierto'.

¿Cómo llenar de jóvenes una discoteca sin tener que lidiar con " clientes improductivos", que por miedo a las altas facturas, le apuestan al auto-control y pasan la rumba a con dos cervezas y agua? Desde hace un tiempo las discotecas alemanas encontraron una fórmula tan mágica como controvertida. Se trata de las "fiestas todo incluido" en la que por solo 10 euros (30.000 pesos) el cliente bebe, entre las 10 p.m. y la medianoche, lo que quiera y pueda. De manera que "como abejas al panal" los jóvenes germanos se pegaron de estas llamativas promociones con un resultado alarmante. Decenas de ellos terminan en las salas de emergencia de los hospitales víctimas del coma etílico y quedan marcados como posibles alcohólicos. "En dos horas se toman en promedio tres Caipirinhas, dos tequilas, tres cervezas y a muchos les quedan fuerzas para rematar con un vino", asegura Marion M. Marion es madre de Katrin, una adolescente berlinesa de 16 años, quien en lo que va corrido del año ha ingresado en tres ocasiones en un hospital víctima de una intoxicación etílica. Katrin no es un caso aislado. Según cifras oficiales alrededor de 360 jóvenes al mes, procedentes de toda la República ingresan de urgencias en los hospitales por el mismo problema. Los casos de reincidencia también son alarmantes. Como le sucede a Katrin, dos de cada cuatro muchachos que han ido a parar al hospital por el coma etílico vuelven a las salas de urgencia por el mismo motivo. Debate abierto "Si no es tratado a tiempo, los jóvenes que inician su consumo de alcohol de forma descontrolada y problemática, afrontan un grave riesgo de desarrollar dependencia en el futuro", sostiene uno de los sicólogos del Hospital Universitario Charité de Berlín, la institución médica que recientemente prendió las alarmas y llamó la atención de las autoridades sobre el aumento del consumo descontrolado de alcohol entre los jóvenes. En consecuencia, hoy la sociedad alemana debate la necesidad de sacar de circulación las fiestas de bar abierto y aumentar de 16 a 18 años la edad mínima para la venta de alcohol a los jóvenes. Aunque según lo indica Mattias Apell, encargado de prevención del consumo indiscriminado de drogas y alcohol de Berlín, "el problema es que en la Unión Europea el alcoholismo no está recibiendo el mismo tratamiento y nivel de preocupación que está recibiendo el tabaquismo".

 

TOMADO DE EL TIEMPO.COM