Imprimir

Juan Pablo Montoya abandonó su primera carrera en la Nextel Cup por un accidente.

El bogotano salió sin ayudas de su carro y luego la prueba continuó fue finalmente ganada por el Ford de Greg Biffle, mientras el resultado consagró campeón a Jimmie Johnson, en Chevrolet.
En llamas terminó la tormentosa temporada del piloto colombiano Juan Pablo Montoya. Su año empezó en la pista de Bahrain, en el flamante McLaren de la Fórmula 1 con un quinto puesto y terminó el domingo contra el muro de la pista de Homestead, en su debut en la Nextel Cup, el máximo nivel de la Serie Nascar americana. Faltando trece vueltas de la interminable competencia, Montoya aparentemente recibió el toque de gracia en la cola de su Dodge por parte de Ryan Newman y se fue de manera violenta contra el muro donde la parte trasera se desarmó y el tanque de gasolina se incendió de inmediato, lo que motivó la detención de la carrera. Juan Pablo había ocupado posiciones desde el puesto 30 hasta el 21 en el que viajaba cuando se dio la colisión. Incluso, alcanzó el puesto 13 a la altura de la vuelta 222 en la competencia que cerraba la temporada de la Nextel. El sábado, en la carrera de la Busch, terminó 14. Como bien lo dijo Chip Ganassi, el aprendizaje iba a ser duro y largo. "Son doce etapas hasta que esté competitivo. Vamos apenas en la octava", dijo el jefe del equipo de Montoya, que sin embargo está tranquilo por los resultados del colombiano. El piloto por su parte dijo que "el proceso iba muy bien y que todos los objetivos de esta etapa de ingreso a la nueva categoría se habían dado como estaba esperado". "Aunque es poco el tiempo que he podido estar junto a Juan, he podido ver que respeta mucho lo que hace. Triunfará en un futuro", dijo Dale Earnhardt Jr., una de las figuras de la categoría. José Clopatofsky Director de MOTOR