Imprimir

Los remplazos del disquete

Además de la variada oferta de dispositivos para almacenar archivos, los precios de estas tecnologías han caído y son más asequibles al usuario.
Gonzalo Piñeros Redactor EL TIEMPO ¿Me puede prestar un disquete? Hace tres años esta pregunta sería común y no causaría sorpresa; pero en la actualidad, ¿quién guarda sus archivos de la universidad o del trabajo en estos antiguos cuadrados de plástico? Para hacer memoria, el disquete, que IBM lanzó en su forma original en 1969, fue tan popular que alcanzó cifras como las registradas en 1998 cuando se vendieron 2 mil millones de unidades en el mundo. Sin embargo, antes de cumplir cerca de tres décadas de fama, llegó su jubilación. Hoy las memorias flash USB, las tarjetas de memoria flash, los reproductores de música, los quemadores de DVD, y los discos duros externos cumplen con la función de almacenar datos a mayor velocidad y capacidad. Y además, los precios de estos dispositivos son cada vez más atractivos: una memoria flash USB de 256 MB hace dos años valía cerca de 85 mil pesos; en abril del 2007 se consigue por 42 mil pesos. Pero no es lo mismo cargar en la maleta un disco duro externo que una tarjeta de memoria flash en el bolsillo del pantalón. Así que identifique cada tecnología, revise sus necesidades y su presupuesto para hacer la mejor elección. Memorias flash USB Conocidas en el lenguaje diario simplemente como USB, estos dispositivos tomaron el lugar del disquete. Sus bondades: pequeñas y livianas, incluso se pueden portar como llavero o colgadas al cuello; su capacidad de almacenamiento, ofrecen hasta 4 GB (cerca de 2.800 disquetes), y se espera próximamente en el mercado un modelo de 8 GB (1 gigabyte es igual a 1.000 MB); y su vida útil, no tienen partes internas móviles y por ello son más resistentes que rivales como los discos duros externos, que tienen dispositivos mecánicos al interior y que son susceptibles a los golpes o movimientos bruscos. Existe una amplia gama de marcas y precios de memorias flash USB: por ejemplo, Imation Whizz de 128 MB vale 32.000 pesos y una 256 MB, 42.000 pesos; SanDisk de 512 MB cuesta 58.000 pesos, y de 1 GB, 95.000 pesos; Maxell de 1 GB se consigue en 80.000 pesos y de 2 GB, 100.000 pesos. Tarjetas de memoria flash La principal función de estos dispositivos es almacenar archivos de múltiples tipos de datos: música, videos, fotos, juegos, documentos, programas, etc. Existen varios formatos de estos dispositivos, que a pesar emplear la misma tecnología, se diferencian por su tamaño y velocidad de transferencia de datos. Compact Flash I y II (diseñadas específicamente para fotografía digital por su tamaño), Secure Digital (SD), Multimedia Card (MMC), Memory Stick, Compact Flash, xD Picture Card y SmartMedia son los estándares más populares. Los primeros aparatos en presentar tarjetas de memoria flash fueron las cámaras fotográficas y algunos computadores de mano, pero hoy están presentes en celulares, computadores portátiles, consolas de videojuegos, etc. Sus precios también varían de acuerdo al formato y a la marca: SanDisk SD de 1 GB vale 94.000 pesos; Imation Compact Flash de 128 MB cuesta 40.000 pesos; Memory Stick Sony Pro Duo de 2 GB se consigue en 200.000 pesos. Reproductores de música Su reproductor portátil de música digital no solo sirve para oír radio o canciones en formato MP3. Al emplear memorias flash internas o pequeños discos duros, puede ser usado para almacenar archivos como fotografías y videos. Además, al comunicarse fácilmente con el PC a través de un puerto USB, descargar los datos almacenados es una tarea sencilla. Un ejemplo es más directo: el reproductor iPod de 20 GB guarda cerca de 5.000 canciones (de unos cuatro minutos de duración), espacio que ocuparían unos 250 CD. Aquí las marcas y modelos también marcan la diferencia en los precios: un LG de 512 MB vale 180.000 pesos; un iPod Shuffle de 1 GB cuesta 200.000 pesos; un Zune de 30 GB cuesta 1’000.000 de pesos; y un iPod video de 80 GB, 1’200.000 pesos. Quemadores de DVD Un disco de DVD permite almacenar 4,7 GB, es decir, siete veces más que la capacidad de un CD grabable (650 MB). Por esto, una unidad quemadora de DVD es una buena alternativa para guardar información que supere la capacidad de una memoria flash USB. Hay unidades internas (las que se instalan en el PC o portátil), sin embargo, su inconveniente es que necesitan ayuda técnica para su instalación; y las externas son rápidas de conectar por medio (en su mayoría) de un puerto USB 2.0, pero son más costosas. Lo ideal es que al elegir una, busque un modelo que pueda leer y escribir varios tipos de discos DVD (DVD-R, DVD-RW, DVD+R, DVD+RW). Se consiguen unidades externas desde 200.000 pesos e internas desde 100.000 pesos. Discos duros externos Para los usuarios que manejan grandes volúmenes de datos, por lo general, siempre quieren más y se quedan sin espacio para almacenar programas, videos, juegos, etc. La primera opción sería ampliar la capacidad del disco duro del PC, pero una buena alternativa son los discos duros externos, que se emplean para copiar y guardar grandes cantidades de archivos (incluso todo el contenido del disco interno) y como ‘backup’ o copia de respaldo del disco duro principal. En el mercado hay disponibles varios de estos dispositivos, desde los discos duros miniatura (o de baja capacidad, de 4 a 40 GB) hasta los de 120 a 750 GB (ya están en desarrollo discos de 1 terabyte (TB), equivalente a 1.000 MB); también están algunos que presentan características avanzadas, como botones que simplifican algunas funciones, puertos USB adicionales y lectores de tarjetas de memoria. Un disco de 120 GB se consigue desde 350.000 pesos.