Imprimir

Zune: ¿Golpe de estado al iPod?

Este martes se presentó en Estados Unidos el reproductor multimedia Zune, de Microsoft, con el cual la compañía busca destronar al iPod. ¿Lo logrará?
Varias fiestas nocturnas en diferentes ciudades de Estados Unidos le darán la bienvenida este lunes al Zune, el dispositivo de Microsoft que además de reproducir música, fotografías y videos, también permite compartir canciones y comprarlas de manera inalámbrica vía Internet (por medio de la tecnología Wi-Fi). Este reproductor multimedia, que el 14 de noviembre se presenta oficialmente, ha generado gran expectativa porque si bien el iPod, de Apple, ha aplastado a todos los competidores que le han surgido durante sus cinco años de vida –muchos de los cuales, como el propio Zune, han sido publicitados como ‘iPod killers’ (asesinos de iPod)–, esta vez podría ser diferente: Microsoft ha puesto a rodar su máquina de mercadeo para impulsar el producto, y en lugar de lanzar sólo un aparato prefirió emular la exitosa estrategia de Apple, que complementa el reproductor con una tienda de música y video en Internet y un software de reproducción. Así, mientras que Apple apoya su iPod con el software de reproducción iTunes y con la tienda en línea iTunes Music Store, Microsoft inicia hoy su aventura con los tres componentes bajo la marca Zune. El nuevo retador El reproductor multimedia, de 30 gigabytes (GB) de capacidad, tiene un gran botón circular que simula la famosa rueda de control del iPod (llamada click wheel), aunque en realidad es sólo una fachada para cuatro botones de navegación. Su apariencia es similar a la del dispositivo de Apple, aunque la pantalla es un poco más grande (3 pulgadas contra 2,5 del iPod), y es más ancho y pesado. Reproduce canciones, fotografías y videos, como el iPod, pero en el menú de funciones lo supera con un radio FM incluido y una característica exclusiva que ha generado mucho ruido y es la base de la campaña publicitaria de Microsoft: la conectividad Wi-Fi. Gracias a esta tecnología inalámbrica, un usuario de Zune puede enviar y recibir directamente sus canciones y fotos a otro Zune –aunque no puede hacer lo mismo con los videos–. Microsoft espera que esta característica motive a quienes estén pensando en comprar un dispositivo de estos a decidirse por el suyo, y que cuando unos usuarios compartan música y fotos por esta vía ‘antojen’ a otras personas. El software Zune –un nuevo programa de Microsoft distinto del Reproductor de Windows Media– puede importar automáticamente la música, las fotos y los videos que estén en el PC (requiere el sistema Windows XP), incluso si están organizadas con el software iTunes. El dispositivo reproduce los formatos de audio MP3, WMA y AAC, al igual que el formato de la tienda Zune Marketplace; muestra fotografías en JPEG, y videos en WMV, MPEG-4 y H.264, los formatos más populares. Además,permite comprar directamente, con su conexión Wi-Fi, canciones en la tienda en línea Zune Marketplace. Esta tienda ofrece dos millones de canciones, y tiene dos modelos de comercialización: venta, a 99 centavos de dólar cada canción, o una suscripción mensual o trimestral por 15 y 45 dólares, respectivamente, que permite de descargar un número ilimitado de canciones y disfrutarlas durante el tiempo del contrato. Microsoft espera que la compra directa desde el Zune sea otro de los impulsores de compra en Estados Unidos, aunque en regiones como Latinoamérica no hay planes de montar una tienda similar, así que esta función no se podrá utilizar. El Zune viene en tres colores: blanco, negro y café, y nace con un precio de 250 dólares (igual al del iPod que tiene la misma capacidad, 30 GB). Los números dan esperanzas Una primera mirada al mercado de reproductores multimedia podría desanimar a cualquier nuevo jugador: durante sus cinco años de vida, el iPod ha ostentado más del 70 por ciento del mercado en Estados Unidos y otros países desarrollados, sin que los retadores, que compiten con menores precios y más funciones (como radio FM y grabador de voz), hayan podido siquiera incomodarlo. Sin embargo, se estima que el 70 por ciento de los habitantes de E.U. aún no tiene uno de estos dispositivos (lo que representa un inmenso mercado potencial), y un estudio de la firma ABI Research mostró que el 58 por ciento de los actuales dueños de iPod y el 59 por ciento de los dueños de otros reproductores consideraría la opción de comprar un Zune. Primer escollo: la crítica Pero el camino para Microsoft no luce despejado: los analistas de la industria en E.U., que han podido probar el aparato, han sido implacables con sus críticas. Walter Mossberg, el más respetado analista tecnológico de E.U., destacó la facilidad del uso del Zune en su columna de The Wall Street Journal, pero añadió: “El primer Zune tiene defectos y le faltan funciones como para ser una opción tan buena como el iPod para muchos usuarios. El hardware parece hecho de afán e incompleto. Es un 60 por ciento más grande y un 17 por ciento más pesado que el iPod equivalente”. Añadió que la batería dura al menos dos horas menos que la del iPod, y que si bien la pantalla es más grande, no permite ver mejor las carátulas de los álbumes musicales. David Pogue, el experto de The New York Times, comparó los dos reproductores diciendo que el Zune no se le acerca al iPod en su apariencia y atractivo, y criticó el sistema de protección anticopia de las canciones, “tan estricto como las profesoras del siglo XIX”. Pogue se refiere a que las canciones que se comparten de un Zune a otro sólo pueden ser escuchadas tres veces o durar tres días almacenadas antes de quedar inservibles. Y la revista Business Week predijo, después de analizar en detalle el producto: “El próximo año, por esta época, (el Zune) será considerado como un triste fracaso”. Primer asalto Pero Apple no se puede dormir sobre sus laureles: Microsoft tiene la paciencia –o la terquedad– para llegar a nuevos mercados y destronar gigantes, así esto le tome varios años. Así lo hizo con Internet Explorer cuando Netscape era el rey, con Excel en los tiempos de Lotus 123 o, actualmente, parece empezar a lograrlo con Windows Mobile, su sistema operativo móvil, frente al otrora inigualable Palm OS. Lo cierto es que, si bien Microsoft busca que el Zune compita con precio y nuevas o superiores características, así como con su estrategia de la tienda en línea, necesita otros puntos de apoyo para dar la pelea. La semana pasada anunció que por la venta de cada Zune pagará un porcentaje al gigante de las casas disqueras, Universal Music, como “compensación por la piratería de música” que el Zune estimularía. Y ese podría ser el punto clave en esta pelea: ganarse el apoyo de las disqueras y firmar alianzas que lo favorezcan frente al iPod. La batalla apenas comienza.