Imprimir

¿Quién mató al fundador de los Rolling Stones?

La muerte de Brian Jones continúa siendo un misterio, llena de alusiones y testigos poco confiables que no han permitido saber la verdad sobre cómo murió o si alguien lo mató, que es la versión que se ha mantenido con fuerza hasta hoy.

 

El líder que nunca fue

Brian Jones fue un multifacético músico que desde pequeño mostró sus dotes. Además, el ambiente de su familia le favoreció, su madre era profesora de piano y su padre aficionado al jazz. Con el grupo tocó la guitarra rítmica, la cítara (el recordado inicio de Paint in Black), el piano y lo que hiciera falta o ninguno supiese interpretar. En el libro de Juan Ángel Fernández, “El año que murieron los Rolling Stones”, cuenta que “no figuró en ningún de los créditos como compositor y no cantó ninguna de las canciones, pero la creatividad que el grupo alcanzó con Jones nunca volvió a ser igualada después de su partida”.

Corría 1969 y la situación de Brian Jones con las drogas era más que preocupante. Pasaba días y noches en viajes psicodélicos, borracheras y fiestas que lo dejaban sin piso, abrumado. Por otro lado, su tendencia hacia la paranoia le ayudaba poco, hasta Paul McCartney le encanta bromear a costillas suyas. Este remolino afectó su trabajo musical: su colaboración con el grupo fue disminuyendo al punto de que su participación en Beggars Banquet, el emblemático álbum de los Stones en los años sesenta, fue mínima.

Brian Jones, Rolling Stones, Kienyke

Varios de los riffs de la primera etapa del grupo le pertenecen, así como la mayor parte de los arreglos con instrumentos curiosos para el estándar Stone.

Ante esta situación los demás miembros de la banda, Mick Jagger, Keit Richards y Charlie Watts decidieron ponerle coto a Brian Jones: o se regeneraba o se iba del grupo. Fueron a visitarlo a su casa en las afueras de Londres, Richards contó a la revista Rolling Stone que “era ir como a un funeral. Nadie dijo una palabra durante el trayecto”.

¿Cuál era el rol de Jones en el grupo? Charlie Watts lo resumió con acierto: “Quería ser el líder, pero no tenía lo que hay que tener para serlo”. Llegó un momento en el que ni siquiera iba al estudio de grabación, como contó Mick Jagger: “Brian no participó demasiado en el disco Beggars Banquet (1968). De hecho, no venía a las sesiones de grabación. La verdad es que no estaba nada bien. Y nosotros llegamos al punto de que tampoco queríamos que viniese”.

Refugiado en Cotchford Farm

Casi fuera de los Stones, Brian Jones decidió pasar el verano en su casa en Cotchford Farm. Sin mucho por hacer se dispuso a repararla y ampliarla, por lo que contrató a un grupo de albañiles encabezados por Frank Thorogood, conocido de Keith Richards, y quien presuntamente lo recomendó para poder espiar a Jones. Incluso, según la biografía de Terry Rawlings ‘Who Killed Cristopher Robin?’, el grupo cubría todos los gastos de Thorogood, que a su vez, debitaba a Jones.

Agrega Rawlings que Brian Jones trató hacerse amigo de Frank Thorogood, pero la relación era conflictiva, “el albañil, veterano de guerra, no soportaba a la arrogante estrella de rock…, pero Brian Jones le permitió vivir en un departamento sobre el garaje los días de semana de trabajo”. Los albañiles abusaban de la generosidad de Jones: trabajaban poco, comían a toda hora y la obra nunca avanzó. Jones le puso fin a esta situación el 29 de junio, “cuando se desplomó el cielorraso de la cocina”.

En la madrugada del 2 de julio de 1969 el fundador de los Stones improvisó una fiesta en su casa e invitó a los albañiles que estaban recogiendo sus cosas. Con una generosa dosis de trago encima se fueron a nadar a la piscina reformada. En la mañana del 3 de julio, el jardinero de la casa encontró el cuerpo de Brian Jones flotando en la piscina.

Brian Jones. Kienyke

Durante la grabación de Let It Bleed, el grupo decidió pedirle que se fuera y él no se mostró en desacuerdo. Al fin y al cabo, cuando empezaron las sesiones del disco estaba internado en una clínica, con un cuadro de depresión.

¿Asesinato, sobredosis, suicidio accidental…?

¿Cómo murió? ¿Alguien lo mató? La novia de Jones, Anna, sospechó de Frank Thorogood; este a su vez dijo que la última persona que lo vio con vida fue Nick Fitzgerald, un amigo mutuo; los padres de la víctima, según la biografía de Terry Rawlings, siempre han creído que Richards y Jagger sacaron a su hijo del juego para quedarse con el liderato de la banda. Nadie sabe con certeza cómo ocurrió el deceso del depresivo y multifacético músico londinense.

La muerte de Jones permaneció como un rumor hasta la muerte de Frank Thorogood en 1993. En ese año Tom Keylock le contó a Terry Rawlings en su biografía “que el albañil le confesó antes de morir que había matado a Jones”. Lejos de cerrar el caso, la declaración abrió un escándalo. La novia de Jones, Pat Andrews, dijo que “la gente responsable de la muerte de Brian se beneficia aún hoy de su legado”. Agregó que “… no culpo a los Stones, pero ellos debieron saber lo que realmente pasó, y durante estos años (1969 hasta hoy) han borrado a Brian del grupo”.

Finalmente, cabe recordar que los albañiles habían trabajado antes en la casa de Keit Richards, quien se disputaba el liderazgo interno de la banda con Jones. Cuenta Rawlings: “Todos recuerdan que Anna Wohlin siempre insistió con que Thorogood la instruyó sobre qué decirle a la policía y Keylock le ofreció dinero para que callara. Además, los Stones la hicieron firmar un documento que la obligaba a pedir autorización para dar entrevistas y, un día antes del funeral, gente del entorno Stone la puso en un avión rumbo a Suecia”.

Sus deseos y los fans del club de Jones no fueron escuchados, el cadáver no fue exhumado y su muerte permanece en la neblina, una bruma de conjeturas, silencios y desatenciones. Dos años después de su muerte, Mick Taylor reemplazó a Jones, pero no duró mucho, en 1974 se unió a la banda Ron Wood. Brian Jones hace parte del ‘Club 27’ del rock, estrellas que han dejado este mundo a los veintisiete años, entre las cuales están Jim Morrison, Janis Joplin, Kurt Cobain, Amy Winehouse y Jimi Hendrix. (Fuente: www.kienyke.com)