ÔĽŅ Reykon: de cotero a estrella del 'reggaet√≥n' - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
eros240.jpg
E-mail Imprimir PDF

Reykon: de cotero a estrella del 'reggaetón'

En Nueva York, el cantante habl√≥ de c√≥mo la m√ļsica le cambi√≥ la vida. En la madrugada, en el coraz√≥n de Nueva York y disfrutando de la espectacular vista del Times Square, en plena primavera, hicimos esta entrevista. Como cientos de turistas maravillados con el entorno, hablamos de la ciudad que nunca duerme y con la que muchas noches so√Ī√≥ Reykon.

‚ÄúTen√≠a la ilusi√≥n de venir a Estados Unidos, y para un colombiano de pocos recursos es dif√≠cil tener una visa. Quer√≠a cumplir mi sue√Īo americano as√≠ fuera lavando ba√Īos, pero Dios me regal√≥ la oportunidad de llegar ac√° convertido en un artista. Hace dos a√Īos, cuando me dieron la visa, viaj√© por primera vez. A 48 horas de tenerla empaqu√© maletas y vol√© a Miami y luego a Puerto Rico, tierra de mi g√©nero y de grandes cantantes. Siempre le hab√≠a dicho al Dj de J Balvin que cuando viniera aqu√≠ le dar√≠a un beso al suelo‚Ķ No lo cumpl√≠, pero fue una experiencia muy ch√©vere. Aqu√≠ se concentran muchas culturas y es maravilloso venir; pero les digo a quienes no tienen la oportunidad que no se pueden frustrar por eso‚ÄĚ.

Parec√≠a un destino distante del barrio el Gua√≠maro, de Envigado, donde viv√≠a. Los recursos del paisa apenas s√≠ alcanzaban para lo necesario. En un hogar de dos adultos y dos ni√Īos trabajaban tres y la √ļnica que estaba exenta era la menor por ser muy peque√Īa. √Čl apenas ten√≠a 11 pero asum√≠a labores de adultos. ‚ÄúTuve una vida de escasez. No fui el ni√Īo m√°s pobre ni el m√°s rico, aunque s√≠ nos toc√≥ un poco duro en mi casa. Tuve la oportunidad de trabajar desde muy joven, y lo llamo as√≠ y no como una obligaci√≥n porque tener un empleo es una bendici√≥n. Contar con tus manos, tus pies y tu cabeza para poder producir para tu casa me parece una oportunidad muy bonita. La edad a la que comenc√© habla de mi condici√≥n econ√≥mica y no necesito decir m√°s. Creo que a esa edad los ni√Īos deber√≠an estar estudiando y no en un empleo. Fui al colegio, me gradu√© de bachiller pero hac√≠a las dos cosas al tiempo‚ÄĚ

La lista de cargos que desempe√Ī√≥ es larga y variada. Fue cerrajero, barbero, conductor, trabaj√≥ en construcci√≥n, en ventas y fue hasta cotero de la Central Mayorista de Medell√≠n. ‚ÄúEstudiaba hasta mediod√≠a y trabajaba de dos de la tarde a ocho de la noche. Cuando termin√© el colegio empec√© en la cerrajer√≠a; fueron d√≠as muy duros. Llegaba con las manos cortadas y con muchas ampollas. Recuerdo que yo no estaba triste pero s√≠ ve√≠a las caras de mis padres. Mi mam√° se pon√≠a muy mal cuando llegaba as√≠ o cuando me ve√≠a agotado de cargar bultos todo el d√≠a. Ellos notaban ese cansancio, y estoy seguro de que se sent√≠an as√≠ porque no quer√≠an eso para m√≠. Sin embargo esta es la historia de miles de colombianos a quienes admiro, y creo que esto debe llenarnos de orgullo y convertirnos en buenas personas. Tuve muchas oportunidades de coger un camino malo pero Dios y esos rostros me llevaron por el lado del bien. Espero que los j√≥venes de hoy en d√≠a vean en m√≠ un espejo y sepan que el haber crecido en un lugar donde hay mucha violencia no implica que uno sea igual. Eso no es as√≠‚ÄĚ.

Una de las labores que no mencion√≥ fue el ser padre cuando apenas era un ni√Īo. A los 7 a√Īos, Reykon, o en ese entonces Andr√©s Felipe Robledo Londo√Īo, tambi√©n hac√≠a las veces de pap√° y mam√° cuando cuidaba a su hermanita de 3. Su padre era conductor, y si no manejaba un cami√≥n viv√≠a a las carreras al volante de un taxi. Mientras tanto su madre se esmeraba por cuidar la imagen de quienes la buscaban para que les cortara el pelo o les arreglara las u√Īas. ‚ÄúCon mi hermana me llevo cuatro a√Īos y es mi parcera. Me dice pap√°, y pese a que ambos admiramos al hombre que toda la vida trabaj√≥ duro por nosotros, ella vio en m√≠ al consejero, al amigo, y recuerdo la infancia porque estuve con ella. Ahora est√° estudiando y se le dio una mejor oportunidad gracias a que despegu√© en la m√ļsica. ¬°Es una de las mujeres que m√°s cuido en esta vida!‚ÄĚ.

Tiene el acento de su tierra marcado y entre tantas lenguas que se oyen en este epicentro, la suya capta nuestra atenci√≥n. Dice que es un joven ‚Äúde barrio‚ÄĚ, procedente de un lugar que a sus ojos ‚Äúse ha vuelto famoso por la organizaci√≥n delictiva que lleva este nombre. All√≠ lo he visto todo: armas, drogas y violencia, pero cuando creces en lugares como estos te das cuenta de que no todo el mundo es malo; la mayor√≠a de personas son buenas y las mujeres que trabajan tan duro por sus hijos quieren que sean seres de bien. All√≠ hay mucha calidez humana, y quiero que mi tierra no solo sea un referente de cosas malas sino de luchadores como yo. El d√≠a que se me quiten las ganas de ir all√°, fue porque perd√≠ mi esencia‚ÄĚ.

Tiene claro qui√©n es, de d√≥nde viene y para d√≥nde va. Igual que sus seguidores que en medio de la multitud lo encontraron y aprovecharon para pedirle una foto, a lo que no se neg√≥ porque vislumbra su norte. Llev√°bamos horas sin dormir; ven√≠a de un concierto, de un vuelo largo y de una intensa producci√≥n fotogr√°fica; y aunque su sue√Īo frustrado es no haber sido futbolista, se anot√≥ un golazo en la m√ļsica y reemplaz√≥ una hinchada por una gran fanaticada. ‚ÄúEn mi barrio siempre tuvo acogida el movimiento urbano y estando en d√©cimo conoc√≠ a Daniel. Era apasionado por la m√ļsica y me propuso cantar y hacer rap. Conformamos un d√ļo, hicimos pistas, pero fue muy duro. Me considero afortunado al poder contar esta historia en la que tuve una oportunidad y miles hoy corean mis canciones. Cuando sali√≥ el reguet√≥n, me di cuenta de la gran acogida. Muchos me han tildado de vendido porque dej√© el rap, que tiene poco p√ļblico, pero me atrevo a decir que soy m√°s real que cualquiera de los que hacen ese g√©nero, porque la realidad es que mi familia puede comer de mi trabajo y lo hago honestamente. Con el cambio no le hice da√Īo a nadie. Aunque el reguet√≥n es comercial, pasaron cuatro a√Īos y ninguna canci√≥n gustaba. La llevaba a todo lado y no pasaba nada, as√≠ que alterno a esto segu√≠a con mis trabajos; el √ļltimo fue como barbero. Hasta hace 3 a√Īos que comenz√≥ el ascenso de mi carrera, renunci√© a la barber√≠a y empec√© a vivir de esto‚ÄĚ.

Mientras tocaba puertas le lleg√≥ la hora de ser enfermero. Sin tener idea de medicina, pero aferrado a Dios, logr√≥ ser el mejor e incre√≠blemente, al mismo tiempo, pudo convertirse en el cantante que quer√≠a. ‚ÄúHace cinco a√Īos, el d√≠a del padre, mi mam√° sufri√≥ un accidente muy grave y casi pierde las piernas. Estuvo cinco meses en cuidados intensivos y no hab√≠a quien la cuidara. Mi pap√° estaba pendiente del taxi y yo era el √ļnico que ten√≠a un oficio independiente, entonces la cuid√© todo el tiempo. En ese momento pens√© que no pod√≠a seguir con la m√ļsica porque no ten√≠amos la entrada econ√≥mica de la peluquer√≠a, pero cuando termin√≥ todo ese proceso con ella, ‚ÄėChesto‚Äô, mi productor con el que sigo y es mi Dj, me propuso hacer una canci√≥n. Le expliqu√© que ya no quer√≠a, y me convenci√≥ dici√©ndome que ser√≠a la √ļltima. Sacamos La santa y se peg√≥. La subimos a Internet y a la gente le encant√≥. Nadie nos gui√≥ por eso; s√© que fue Dios quien puso esa gracia en esa canci√≥n y en lo que se vino. De ah√≠ para ac√° cambiaron nuestras vidas, comenzamos a vender conciertos y la gente ped√≠a nuestra m√ļsica.

‚ÄúMi mam√° siempre fue muy creyente, y aunque nunca hab√≠a utilizado mucho las bases cristianas que nos hab√≠a dado, cuando pas√≥ esto y sentimos que se iba a morir le entregu√© mil cosas a Dios. No me gusta hablar mucho de la calle y todo lo que uno vive, pero cuando nos enfrentamos a esta situaci√≥n le agradec√≠ mucho por los a√Īos que me la hab√≠a dado y le dije que iba a dejar ciertas cosas malas que uno hace por la misma inmadurez y que no debe, y que adem√°s sab√≠a que al Se√Īor no le agradaban. √Čl me la devolvi√≥ enterita y fortalec√≠ esta relaci√≥n porque, como si fuera poco, me apoy√≥ en este sue√Īo y me dio una gran oportunidad‚ÄĚ.

Con la misma persistencia que se convirti√≥ en un l√≠der del g√©nero urbano recorri√≥ la capital del mundo. A pie y a pleno rayo del sol, Reykon fue modelo, asistente de producci√≥n y turista, pues pos√≥ en lugares que desconoc√≠a, como el extenso Puente de Brooklyn y el emblem√°tico Radio City Music Hall, donde quiere presentarse alg√ļn d√≠a, y, ¬Ņpor qu√© no?, si poco a poco ha visto que sus deseos se han convertido en realidad. ‚ÄúDespu√©s de que nos dimos cuenta de que ten√≠a muchas visitas en Internet llevamos la canci√≥n a las emisoras de Medell√≠n y empez√≥ a sonar duro. Despu√©s de eso hicimos un viaje a Bogot√° en bus con quien hoy es mi m√°nager y es mi amigo del barrio desde ni√Īo. El pasaje costaba 25.000 pesos para cada uno y solo ten√≠amos 40.000 en total; fuimos a la terminal y nos rebajaron, nos hospedamos por dos d√≠as donde alguien que conoc√≠amos. Visitamos emisoras y nos regresamos. A los dos meses me llamaron de una radio para preguntarme si pod√≠a ir a un evento a cantar gratis pero me pagaban los tiquetes en avi√≥n y el hotel. Apenas dijeron avi√≥n sent√≠ miedo porque nunca hab√≠a montado en uno, y acept√©. Pens√© que as√≠ no me dieran un peso viajaba solo por saber c√≥mo era eso. Siempre los ve√≠a pasar y me preguntaba cu√°ndo ser√≠a el d√≠a. Es lindo recordar esto porque pienso que si eso era lo que quer√≠a, pues hay que seguir trabajando.

‚ÄúDespu√©s de la experiencia de volar, que fue maravillosa, llegamos al aeropuerto de Bogot√° y vi bombas y carteles afuera; me pregunt√© ¬Ņqui√©n llegar√≠a? Recog√≠ la maleta y cuando levant√© la mirada me di cuenta de que en uno de los carteles estaba mi nombre. Me escond√≠ detr√°s de un muro y le dije a Mauro que nos esperaban a nosotros; √©l sali√≥, se asom√≥ y me lo confirm√≥. Me daba temor salir porque no sab√≠a qu√© decirles. Era un club de fans y no sab√≠a c√≥mo manejar eso. Ah√≠ empez√≥ mi carrera‚ÄĚ.

Su vida fue un espejo en el que se reflej√≥ Daddy Yankee, quien ahora es su padrino art√≠stico y quien inesperadamente le propuso grabar. Juntos hicieron el exitoso tema titulado Se√Īorita y dentro de poco sorprender√°n al p√ļblico con una nueva canci√≥n incluida en el disco El parcero, que Reykon lanza y que precisamente se produjo aqu√≠, en Nueva York. ‚ÄúPara lograr la internacionalizaci√≥n vinimos a buscar a grandes profesionales de este campo y mezclamos con Musicologo & Menes, quienes trabajan con Yankee y Los Abuelos de la N.A.S.A. Ya se hizo la producci√≥n y las voces est√°n grabadas.

Tengo tambi√©ncomo invitados al ecuatoriano Kannon y a Nicky Jam. Tenemos 15 temas y estamos evaluando cu√°les ir√°n‚ÄĚ. Despu√©s del m√°ximo exponente del reguet√≥n, el paisa tiene en la mira a Shakira, un ejemplo a seguir y a quien considera la int√©rprete m√°s grande del pa√≠s.
Si lo consigue, la barranquillera entrar√° en la lista de mujeres que lo rodean, como su mam√°, su hermana, su esposa y su hija (de 2 a√Īos y medio). Al altar lleg√≥ con la mujer que lo enamor√≥ hace 12 a√Īos, quien lo vio cuando era invisible para todas las que hoy se sienten atra√≠das por Reykon, el cantante. ‚ÄúMi vida cambi√≥ mucho desde que mi beb√© lleg√≥. Ser pap√° es lo m√°s lindo. Mi ni√Īa le entreg√≥ lo mejor a Andr√©s (su verdadero nombre) y a Reykon. Uno madura y toma un camino diferente. Ella me ha llevado a pensar en mis letras, en lo que he escrito y hoy en d√≠a me pregunto qu√© le dir√© cuando me cuestione por mis canciones‚ÄĚ.

Afirma que le encantan las mujeres, sin embargo se aterra cuando las groupies hacen locuras como, por ejemplo, pasarse por un balc√≥n de un noveno piso a su habitaci√≥n o tirarle 40 prendas interiores en un solo concierto. ‚Äú¬°Que riesgo! Esa fue una situaci√≥n bien inc√≥moda‚ÄĚ.

Pero del gusto pas√≥ a la fama de mujeriego y recientemente se cont√≥ que por coquetearle a una azafata lo bajaron de un avi√≥n. ‚ÄúLo que ocurri√≥ fue que uno de los de mi grupo silv√≥ cuando ella pas√≥ y el jefe de tripulaci√≥n se vino y le habl√≥ muy duro. La gente coment√≥ que hab√≠a sido por coquetos. S√≠ me molest√© y s√≠ discut√≠ porque no me gust√≥ como trataron a quien trabaja conmigo, pero nunca le falt√© al respeto a una mujer. Me bajaron con polic√≠a y eso fue un problema. Me toc√≥ amanecer en Lima y le llam√© la atenci√≥n a mi m√ļsico‚ÄĚ.

También dicen que es peleón...
Es cierto. Fui peleón. Eso hace parte de la inmadurez, y ahora mismo sé que eso no habla bien de mí. Hay un nuevo Reykon, un nuevo Andrés. Estoy para dar un buen ejemplo y he cambiado. Cuando algo no me gusta me voy, oro y me tranquilizo.

También suspendió el licor...
Hace rato que no tomo porque tuve un incidente terrible. Antes de montarme a los escenarios siempre bebía algo para combatir los nervios. Una vez me pasé y cuando estaba cantando se me olvidó un pedacito de un tema. Llegué al hotel muy triste, porque a la gente le cuesta asistir a un show y merece respeto.
El primer pago que obtuvo por cantar fue de 800.000 pesos, una cifra exorbitante para quien nunca hab√≠a tenido ‚Äútanto dinero en las manos‚ÄĚ. Hoy la oferta por √©l se multiplic√≥ enormemente, pero nunca olvida que ‚Äúla esencia no se puede perder por culpa del dinero. En este cambio brusco pas√© de andar sin zapatos a tener montones de tenis, pero aunque tenga mil, s√© que solo tengo dos pies para usarlos‚ÄĚ.

CRISTINA ESTUPI√Ď√ĀN CH. (Fuente: www.eltiempo.com)

Pico y Placa Pasto 2017