Rock chileno: diez grandes discos - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
eros240.jpg
E-mail Imprimir PDF

Rock chileno: diez grandes discos

En momentos tan difíciles como los que ahora sufre la República de Chile, además de brindar nuestro apoyo tanto moral como en especie, tal vez se agradezca recordar a esa nación con notas mucho más amables, como por ejemplo, un post con lo mucho que ha aportado al resto del mundo en materia musical.

Apenas en 2008, la siempre referencial revista Rolling Stone publicó la lista de los que considera los 50 mejores discos chilenos de la historia, sin importar el género. En los primeros doce peldaños se encuentran los siguientes títulos:

  • Las últimas composiciones - Violeta Parra (1966)
  • Alturas de Machu Picchu - Los Jaivas (1981)
  • La voz de los '80 - Los Prisioneros (1984)
  • Santa María de Iquique - Quilapayún y Luis Advis (1970)
  • Pongo en tus manos abiertas... - Víctor Jara (1969)
  • Ser humano!! - Tiro de Gracia (1997)
  • Y Volveré - Los Ángeles Negros (1969)
  • Los Jaivas - Los Jaivas (1975)
  • Corazones - Los Prisioneros (1990)
  • La espada & la pared - Los Tres (1995)
  • Supersórdido - Supersordo (1993)
  • Buddy Richard en el Astor - Buddy Richard (1969)
  • Específicamente sobre el género roquero en ese país, vale la pena revisar el libro Prueba de Sonido. Primeras historias del rock en Chile (1956-1984), una investigación del periodista David Ponce publicada también hace un par de años.

    En entrevista con el periódico local The Clinic, el autor explica que los primeros indicios del género en tierras chilenas surgieron en Valparaíso: "ahí desembarca el rock, con los marinos y sus discos, sus instrumentos musicales e influencias; estaban un poco más adelantados que el resto, incluso que Santiago". Y menciona a bandas del puerto en los años 50 y 60 como Los Mac's, William Reb y Harry Shaw.

    Más famosos fueron Los Ramblers y Los Twisters, así como los posteriores Congreso, Los Jaivas y Los Blops, que fusionaron folclor chileno con guitarras eléctricas.

    Sin embargo, Ponce narra que después del golpe de Estado en 1973 "el rock es desplazado hacia las poblaciones; hubo una serie de restricciones con la llegada de Pinochet, muy perjudiciales para toda la música chilena: no se hacían tocatas por el toque de queda, no se podía cantar en castellano porque era peligroso".

    Agrupaciones como Tumulto y Arena Movediza tuvieron que subsistir entonces en el subterráneo. Para la década de los 80, el rock se refugia en comunas de la periferia, según describe David Ponce en sus páginas, aunque destaca 1984 por ser "un año con mucho movimiento" con la aparición de Fulano y Los Prisioneros, además de la irrupción del punk, el new wave y el thrash metal.

    En México nos resultaron más familiares los nombres de La Ley, Los Tres y Lucybell para los años 90, además de De Saloon ya para este nuevo siglo. También Los Bunkers, aunque para mi gusto algo sobrevalorados y demasiado comprometidos con el sonido Beatle.(fuente blogs.eluniversal.com.mx)

    Pico y Placa Pasto 2017