Bondage - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF
 Las narraciones eróticas sobre personas atadas que reciben latigazos minutos antes de ser penetradas tienen más historia que la república de Colombia. En el siglo XVI los relatos de Donatien Alphonse François, Marqués de Sade (Francia, 1740-1814), alimentaron el apetito pornográfico de millones de “lujuriosos” a través de sus novelas eróticas..... ES LA ULTIMA TENDENCIA, ¿PARA QUE HACER EL AMOR DE FORMAS CONVENCIONALES? LA CUERDA DE LAZO SIRVE PARA ALGO MAS QUE SALTAR.
El libro Venus en pieles, de Leopold Ritter von Sacher-Masoch (Austria, 1836-1895), habla de un hombre enamorado de una mujer que se entrega por amor como
un vil esclavo para ser sometido a maltratos sangrientos. Las obras de Henry Miller (Estados Unidos) y las obras gráficas de John Willie –historieta Adventures of Sweet Gwendoline–, entre otros incentivos, fueron los precursores del Bondage, el acto de impedir el movimiento de una persona mediante técnicas de sometimiento.

Es un derivado híbrido del sadomasoquismo –excitación sexual como consecuencia del sufrimiento propio, dolor físico, humillación o malos tratos– y el fetichismo sexual –que consiste en la excitación erótica y el logro del orgasmo a través de un objeto fetiche–. En el Bondage la realización de las ataduras sobre una persona vestida o desnuda –en una parte o la totalidad del cuerpo– es una práctica estéticoerótica por los detalles de los nudos.

Según Sebastián Lopera, uno de los fundadores de esta práctica en Medellín, estar inmovilizado constituye una experiencia “religiosa”, es un buen performance de las relaciones sexuales. Se trata de un “viaje” casi parecido al de los alucinógenos. El sexólogo y psiquiatra Gabriel Jaime Montoya explica que es una liberación de inhibiciones y responsabilidades. “En la medida en que le confían el juego erótico a otra persona que se encarga de marcar las pautas que se deben seguir, en una relación amo/esclavo”. Los juguetes, adornos y el vestuario pueden incrementar el interés entre los participantes del Bondage (BDSM). “Hay ‘amos’ que tienen
verdaderos calabozos con todo lo necesario: equipos de suspensión, mesas, sillas especiales, cuerdas, cadenas, arneses, tapaojos, velas, hielo, mordazas, cintas adhesivas gruesas, esposas y uniformes, entre muchas más cosas. Pero en Colombia esos ambientes no son comunes y pasan a un segundo plano. Lo indispensable son las cuerdas, un látigo y algunos juguetes”, afirma Lopera.

La entrega es física y psicológica, y no tiene que estar necesariamente acompañada de una penetración. También entra el sexo oral o la masturbación. Hay que estar dispuestos a que se apoderen de nuestro cuerpo a través de caricias y pequeños golpes, y empiecen a impartir órdenes. Algunas personas se excitan con la presión de una cuerda, la imposibilidad de moverse y el roce de algún objeto. Todo, ligándolo a la adrenalina que produce el peligro simbólico de estar entregado totalmente en un juego de sumisión, en el que se representan roles de amo/esclavo.

“Hay que asumir muchas precauciones. La primera es negociar y pactar los límites del encuentro. Proteger la piel para evitar quemaduras, tener unas tijeras a la mano para cualquier emergencia, no pasar un lazo apretado alrededor del cuello y recordar no sobrepasarse o sobreactuar”, aconseja el sexólogo Montoya. La comunidad virtual más grande es www.alt. com y entre muchas páginas web relacionadas con el término BDSM aparece www.extremerestraints. com, tienda que se ha convertido en el centro de difusión, búsqueda y contacto con todo lo relacionado con esa particular vertiente. Hay que arriesgar un poco y dejar de atarse sólo los cordones de los zapatos –o por lo menos esto es lo que aconsejan estos expertos–, para proponer nuevas felices alternativas en la cama. (Tomado de Donjuan)