Ejercicios para retrasar la eyaculación y Curiosidades - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
eros240.jpg
E-mail Imprimir PDF

 ¿Te has fijado que veces los hombres nos sentimos cohibidos para hablar de ciertos temas que competen a nuestra intimidad? Esta actitud muchas veces desemboca en mitos, o miedos, que muchas veces son infundados. Es cierto! Hay muchos otros ejercicios para controlar la eyaculación y que son muy benéficos para combatir la eyaculación precoz.

“Parar y seguir” es uno de ellos: Consiste básicamente en interrumpir el coito cuando sientes que se acerca el orgasmo, salir por completo de la vagina de tu compañera y destinar algunos minutos a una exploración sexual diferente. Puedes dedicarte a brindarle caricias, besarla o masturbarla suavemente. Quita la atención de tu pene y concéntrate en el placer de tu pareja. Si pierdes momentáneamente la erección no te preocupes, ella agradecerá tu gesto de estimularla “pagando el precio” de postergar tu propio orgasmo. Luego de un rato puedes volver a penetrarla e iniciar el coito nuevamente. Este ejercicio puedes repetirlo varias veces durante una relación, y los resultados son sorprendentes: ella disfruta de nuevas sensaciones, tú le brindas más placer y al mismo tiempo ejercitas una eyaculación retrasada que cuando se concrete será extremadamente placentera.

También puedes hacer el siguiente ejercicio: cuando te aproximes al punto llamado “de no retorno”, donde sientes que el orgasmo es inminente, tu pareja puede presionar firmemente con sus dedos índice y medio el perineo (zona entre el ano y los testículos), esto anulará el reflejo eyaculatorio y podrán comenzar otra vez. Así sucesivamente irás adquiriendo control.

 

Hoy hablaremos de algunas curiosidades o características de la eyaculación.

Una de nuestras preocupaciones comunes es el volumen de semen en las eyaculaciones. El volumen que podemos producir en muchos casos es relativo. La cantidad depende de varios factores, por ejemplo de la abstinencia sexual que hayas tenido, y también algo más personal, depende del grado en que te hayas excitado durante la relación.

Otro punto que a veces nos puede llegar a incomodar es cuando nos despertamos y vemos que hemos eyaculado dormidos. Ten en cuenta que nuestro cuerpo elimina periódicamente el semen almacenado.

A veces cuando pasamos mucho tiempo sin eyacular producimos poluciones nocuturnas, o sea, la eyaculación de semen se produce cuando dormimos, lo que solemos definir como nuestros sueños húmedos o mojados.

Generalmente el color del semen es blanco lechoso, o blancuzco, o levemente amarillento. Fíjate que si el color de tu semen se presenta anaranjado o rojizo, puede indicar un trastorno urológico.

Ir al doctor es otro miedo característico, el análisis de los espermatozoides del semen se llama espermiograma, otros le dicen espermograma, y otros seminograma. Este análisis es muy utilizado en los estudios de fertilidad masculina. Porque determina si el semen es normal o si presenta anomalías que puedan generar la esterilidad.

En realidad los temores a hacerse este análisis pueden ser culturales o psicológicos ya que no existen contraindicaciones ni complicaciones secundarias a la realización de esta prueba, porque es un método inocuo y no invasivo.