El clítoris: excitación, excitación, excitación - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF
ImageClítoris en griego quiere decir llavecilla, porque se supone que es la llave del placer femenino. Pero, como todas las llaves, no se puede usar si no se saben las palabras mágicas, y estas son: excitación, excitación y excitación; no se te ocurra tocarlo si tu compañera no está bien excitada, porque se enfadará.

Imáginate que es el glande de tu pene: no hagas lo que tú no quisieras que te hicieran. No le tengas miedo, pero acércate a él con respeto. La mayoría de las mujeres no soportan la caricia directa antes (a menos que estén súper excitadas) y, sobre todo, después del orgasmo. Si las caricias son demasiado enérgicas, puede acabar extremadamente dolorido, igual que la punta de tu pene.

También se hinchan y endurecen

Aunque tendemos a llamar clítoris a la zona sobresaliente en el extremo superior de la vulva, también forman parte de él los tejidos eréctiles de los labios mayores y menores, un tallo que corre por debajo de la piel en el centro de la vulva y dos raíces que se insertan, como las del pene, dentro de la musculatura del abdomen y rodeando la uretra y el orificio vaginal.

Todos estos lugares se hinchan y se endurecen con la excitación. Como ocurre con los penes, los glandes del clítoris tienen tamaños distintos, desde apenas unos milímetros hasta varios centímetros, pero lo mismo que ocurre con aquellos, el tamaño no está relacionado con la sensibilidad.

Hay una zona, a veces olvidada, alrededor del glande del clítoris, que se corresponde con la cresta coronal del pene: se llama hélix. Son los extremos de los lados del clítoris que cubren el interior de los labios menores. Son tan sensibles que, tomando el clítoris entre dos dedos (índice y anular) y moviéndolos suavemente, puedes llevar a tu pareja hasta el orgasmo.