Famosas hinchables - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF
 Una marca de muñecas eróticas comercializa modelos inspirados en 'celebrities' como Christina Aguilera, Paris Hilton o Jennifer López.

Las famosas se deslizan por las fantasías masturbatorias masculinas como Pedro por su casa. Y, si hay quien desembolsa más de 40.000 dólares sólo por cenar con una actriz de moda, es inimaginable lo que estaría dispuesto a pagar para irse a la cama con ella. La empresa norteamericana Pipedream Products ofrece un consuelo mucho más económico (poco más de 29 dólares) para los fans fatales de las mujeres más famosas y atractivas del mundo: muñecas hinchables que se llaman como ellas y que se comercializan en cajas decoradas con fotos de chicas muy parecidas en posturitas eróticas.

"Te presentamos a Jessica, el angelito sexy con un lado oscuro y tres tentadores agujeros del amor". Es una de las frases que pueden leerse en la caja de Jessica Sin Love Doll, decorada con una rubia belleza idéntica a la Jessica Alba de Sin City. Es una de las estrellas de la colección Superstars de Pipedream, que también ofrece modelos inspirados en Paris Hilton, Christina Aguilera, Jennifer Lopez, Pamela Anderson, Jessica Simspon o Tori Spelling.

Sin embargo, al abrir la caja llega el gran chasco: la muñeca en sí se parece más a un flotador que a la despampanante mujer de tamaño natural que has creído adquirir. De hecho, los productos ni siquiera guardan una mínima semejanza con las famosas: son muñecas hinchables de toda la vida, con su pelo de plástico recio y sus pies puntiagudos aunque, eso sí, tienen todo en su sitio, incluidas las curvas, las tetas y los correspondientes orificios anatómicos para introducir el pene.

100.000 fans no pueden equivocarse

El avispado director de Pipedream, que atiende por Nick Orlandino, fue quien tuvo la brillante idea de fabricar "damas de viaje" (por usar el argot de los viejos marineros) inspiradas en sex symbols de plena actualidad. El proceso a seguir es encontrar a una modelo que se parezca a una famosa, disfrazarla, fotografiarla y escribir un texto en el que se entienda perfectamente quién es la imitada. Además, se copia la imagen y el diseño gráfico de su película o disco más popular, intentando no traspasar el límite el límite de lo denunciable. Por ejemplo, en lugar de JLo ponen JHo y en lugar de Lindsay Lohan, Lindsay Fully Loaded.

Orlando ya ha despachado más de 100.000 ejemplares de sus particulares muñecas de famosa. El modelo más vendido es Sara Jessica Porkher, la hermanita plástica de la protagonista de Sexo en Nueva York, que ha sido fabricada para aprovechar el tirón que, sin duda, tendrá el largometraje basado en la serie que se estrena el próximo mes de mayo.

De momento, los fabricantes no han tenido problemas legales con sus sex dolls. Pero, eso sí, fueron demandados cuando lanzaron un muñeco igualito a la estatuilla del Oscar, pero en grande y con pene. El escándalo fue tan sonado que saltó a los telediarios de la CNN y los responsables fueron obligados a retirar sus Oscar hinchables y pagar una multa de 30.000 dólares por la gamberrada.

Dado el éxito de sus estrellas de plástico, Pipedream ya prepara nuevas muñecas basadas en Madonna y Britney Spears, si bien ha descartado la idea de hacer versiones sexuales de celebridades masculinas, ya que, según comenta Orlandino "aunque nos gustaría, es muy complicado encontrar modelos que se parezcan a los actores y cantantes de moda y quieran posar para la caja de un muñeco inflable. En el caso de las mujeres, es más fácil".