La importancia del precalentamiento sexual - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
eros240.jpg
E-mail Imprimir PDF
ImageEl último informe publicado por la firma de preservativos y juguetes eróticos Durex confirma nuestras sospechas: es importantísimo no empezar la casa por el tejado, relajarse y dedicar todo el tiempo que sea necesario a los juegos eróticos preliminares. O, tal y como se dice en el estudio de Durex: “Dedicar tiempo a los preliminares no sólo favorece la estimulación, sino que nos permite redescubrir otras zonas erógenas más allá de los genitales, proporcionando una experiencia sexual mucho más plena que la única búsqueda de la consecución del orgasmo”.

En el informe, también se presenta un gráfico en el que, analizando encuestas realizadas por la propia marca, se demuestra la estrecha relación entre la duración de los prolegómenos y el porcentaje de personas satisfechas con sus relaciones sexuales. Así, entre los que pasan entre 0 a 5 minutos precalentándose, hay un 36% de satisfechos; entre los que dedican de 5 a 10 minutos a los preliminares, la satisfacción sube hasta el 47%; y, finalmente, los más satisfechos (con un 51%) son los que se toman más de 21 minutos para ponerse a tono.

Por supuesto, Durex aprovecha la coyuntura para vender su nueva gama de juguetes eróticos recomendados para el precalentamiento, especialmente su línea Durex Play Vibrations, que está a la venta en farmacias y parafarmacias. Entre los artefactos, destaca una amplia gama de lubricantes y aceites relajantes, el masajeador Play Fantasy, ideal para la estimulación corporal en pareja y Ultra, un microvibrador que vale tanto para uso femenino (pues "trabaja" el clítoris) como masculino, pues mantiene y maximiza la erección.

Del striptease al bondage

Los sexólogos creen que los preliminares más importantes son los más sencillos: las caricias, los susurros, los besos y todo lo que implique excitación sutil, morbosa e indirecta. Pero lo cierto es que, según los gustos de la pareja, estos prolegómenos pueden extenderse hasta el infinito y más allá, en un amplio abanico de posibilidades que va desde el clásico striptease hasta las fantasías verbales, pasando por masajes de pies, caricias con plumas, aderezos de miel, nata y otros alimentos, azotes leves o jugueteos con cuerdas o con los ojos vendados.

Según los expertos, los preliminares son especialmente importantes para la mujer, ya que el cuerpo femenino pide una prolongada estimulación para que la vagina se dilate y lubrique bien. Esto no sólo facilita la penetración, sino que aumenta las posibilidades de que la mujer disfrute de un buen orgasmo.

Para el hombre, los juegos previos son menos importantes, pero también necesarios: un buen precalentamiento no sólo enriquece el coito, sino que posibilita una erección mucho más poderosa. Los prolegómenos lúbricos sólo son poco recomendables en caso de que el varón sufra eyaculación precoz, ya que una leve pero creciente excitación previa puede hacer que el hombre "se corra" antes de la penetración y la mujer se quede “a dos velas”. En ese caso, tampoco es el fin del mundo: siempre queda el sexo oral, el digital... o los juguetes de Durex.