La perversa atracción de Sasha Grey - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF

 Esta seductora mujer de 20 años no sólo es la nueva reina del cine porno estadounidense; también es la nueva diva del director de Sexo, mentiras y video. En Hollywood todo el mundo ha empezado a hablar de ella. Su look de universitaria no es sólo su mejor disfraz sino su mina de oro. Con sus facciones delicadas, estatura pequeña y sonrisa angelical, transmite tanta inocencia que más de uno se queda con la boca abierta cuando cae en la cuenta de que se trata de Sasha Grey, la nueva superestrella del cine porno estadounidense.

El año pasado Tyra Banks la invitó a su programa de entrevistas para hablar del problema de las adolescentes y el sexo. Sin anestesia, la presentadora le preguntó qué hacía una joven de 20 años como ella viviendo de hacer películas tripe X. Ella contestó: "Lo hago porque me gusta".

Para el director de cine Steven Soderbergh, ganador del Oscar en 2001 por Tráfico y artífice de la cinta de culto Sexo, mentiras y video en 1989, descubrirla fue como una revelación. Soderbergh llevaba varios años preparando el proyecto de una película que explorara la industria de la prostitución al más alto nivel, pero sólo cuando vio a Sasha en una de sus películas, supo que el momento de filmarla había llegado.

Sin necesidad de audiciones ni pruebas, Grey se convirtió en la protagonista de The girlfriend experience, cinta que se estrena por estos días en Estados Unidos y que revela los secretos del mundo de la prostitución de lujo en Nueva York. "Aunque en la película el sexo no es explícito, no quedó duda alguna del nivel de confort que ella maneja -comentó Soderbergh durante una rueda de prensa-. Su actitud frente a la cámara es única".

Única y absolutamente desinhibida. En los dos años que lleva trabajando en esta industria porno, Grey ha protagonizado 150 películas y ya se llevó el premio a la actriz del año en la pasada entrega de los Adult Video News, reconocimiento que le valió el título de la Reina del Porno en Estados Unidos, dejando atrás a leyendas como Linda Lovelace, protagonista de Garganta profunda, y Jenna Jameson, la última gran diva de la industria, ya retirada.

Y es que desde que empezó en este negocio a la edad de 18 años, ha dejado en claro que su experimentación no está ligada a algún tipo de necesidad monetaria, ella lo hace simplemente porque así lo quiere. Por eso no le importa confesar que su primera escena la hizo con un hombre de 50 años y que ha llegado a estar con 15 en una sola toma.

Claro que su talento no se limita sólo al sexo. En la película de Soderbergh, donde interpreta a una prostituta que cobra 10.000 dólares la noche, Sasha ni siquiera aparece desnuda. Mientras algunos de sus seguidores pueden considerar esto un desacierto, ella lo ve como la oportunidad perfecta para demostrar que tiene talento para interpretar y contar una verdadera historia. "Tengo que cambiar y exigirme, no quiero cumplir 35 años y seguir teniendo sexo frente a una cámara, aunque lo disfruto, sé que soy más que una actriz porno".

Por eso no pierde oportunidad en las entrevistas para declararse amante del cine europeo. "Es el espacio perfecto para una actriz existencialista como yo". Así espera llamar la atención de directores como Bertolucci y Lars von Trier, de quienes no sólo se declara una fiel admiradora, sino con quienes asegura podría trabajar sin ningún problema. Y es que Sasha se le mide a lo que sea y no únicamente en la cama. El año pasado lanzó un álbum de música industrial con el respaldo de la compañía discográfica neoyorquina Pendu Sound. Su versatilidad llamó la atención del reconocido grupo de rock alternativo Smashing Pumpkins, que la invitó para que protagonizara el video de su canción Superchrist.

Todos estos proyectos no han hecho sino terminar de moldear una personalidad atrevida y sin complejos. Aunque ha asegurado en más de una oportunidad que sólo se siente en su elemento cuando tiene sexo frente a una cámara, después de trabajar al lado de Steven Soderbergh es probable que la industria cinematográfica le exija un poco más, interpretando a mujeres con problemas reales y con un poco más de libreto.

Incluso, no le molestaría convertirse en la sucesora de Scarlett Johansson, a quien admira por fusionar a la perfección sexualidad y talento. Algo que con su inteligencia y su provocativa inocencia no está muy lejos de conseguir.

(Fuente www.Cromos.com.co)