Las claves de un buen besador - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF

Las claves de un buen besador

El beso es una de las claves de una sexualidad plena. Por un lado, el potencial erótico de la boca es casi infinito: podemos soplar, acariciar, lamer, morder, succionar, rozar… además los besos pueden ser suaves, de allí pasar a moderados para luego dar lugar a los intensos.

 

Y si combinamos todos estos elementos, aplicándolos además a diferentes partes de la boca, la cara y el resto del cuerpo, encontramos que las posibilidades son interminables.

Pero hay más. Con la boca no solo vamos a producir sensaciones físicas, sino también pensamientos traducidos a fantasías. Un beso dado en el momento indicado, de una forma sensual y dejando lugar a la imaginación acerca de lo que “podría pasar” después, no es ni más ni menos que una dulce promesa estimulante del deseo.

Considerando estos atributos -no siempre aprovechados al máximo- del beso, te daré algunos...

consejos para que tus besos sean inolvidables

- El aliento es fundamental, y algo poco agradable en este sentido podría destruir cualquier posibilidad no solo de un buen beso, sino de un encuentro excitante. Por lo tanto se impone un buen lavado y cepillado de dientes, así como el uso de enjuagues bucales, chicles o pastillas refrescantes. Importante.

- Los besos más excitantes se hacen esperar, así que intenta ir de menor a mayor. Comienza con besos muy suaves, incrementando los movimientos y apertura de la boca de a poco y en la medida en que los “mensajes” que se transmiten con los labios lo sugieran. Funcionarán.

- El beso es el punto de encuentro de diferentes sensaciones, no solo táctiles o gustativas. No dejes de combinar otros recursos, por ejemplo acariciar el rostro, tomar las manos, rozar el cuello, tocar la espalda, y una que otra palabrita al oído no cae mal.

- Utiliza la picardía potencial de tu lengua para recorrer delicadamente el contorno de la boca de tu pareja, rozar levemente las orejas, eso ayudará.

-Un buen beso no es monótono sino más bien variado y sutilmente impredecible. Varía los movimientos, la velocidad, el ritmo, aprovechando todas las opciones que tienes.

Algunos tipos de beso para prácticar

Un librito muy conocido recomienda estos besos

El beso nominal: se da un leve roce entre los labios de ambos.

El beso palpitante: cuando se toca la boca de la pareja y se mueve solamente el labio inferior.

El beso de contacto: uno de los dos roza los labios del otro con la lengua, cierra los ojos y coloca sus manos en las de él.

El beso directo: cuando los labios de ambos entran directamente en contacto.

El beso inclinado: cuando el beso en la boca se da con las cabezas vueltas una hacia arriba y la otra hacia abajo

El beso giratorio: cuando se sostiene en la mano la barbilla de la pareja, y se besan en los labios moviendo suavemente la cabeza de un lado a otro.

Beso de presión: cuando se presiona con gran fuerza el labio inferior.

Beso del labio superior: Cuando un hombre besa el labio superior de una mujer y ella le devuelve la caricia besando su labio inferior.

Beso próximo: cuando se oprimen los labios del otro con los propios.

Combate de las lenguas: Si durante el beso se tocan los dientes, la lengua o el paladar del otro con la lengua.

Para finalizar este curso acelerado de técnicas del beso, te propongo un ejercicio: Van a tener un encuentro sólo de besos. A su turno, previo acuerdo de quién comienza, cada uno enseñará al otro cómo le gusta ser besado o besada y cómo le gusta besar. Con nuestros labios le indicaremos la manera en la cual deseamos que se desarrolle el beso. Desde el otro lado, sencillamente nos siguen el ritmo y las formas. Ya llegará su turno. Este ejercicio deberá durar entre quince y veinte minutos para cada uno, y es interesante para contarnos -con besos- cuál es nuestro estilo para besar. (Fuente: http://comunidad.blog.com.co)