Los chicos con los pechos, las chicas con las nalgas - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
eros240.jpg
E-mail Imprimir PDF
senos manosSegún una reciente encuesta, a la hora de elegir partes del cuerpo ajeno, los hombres prefieren las tetas y las mujeres, los traseros. “Mírame a los ojos”, dicen muchas chicas cuando, en plena conversación, se dan cuenta que los ojos del hombre se han desviado hacia su escote. Ellas, sin embargo, son más discretas y atacan por la espalda, pero a pocas se le escapa el hecho de que a un chico le siente bien el vaquero. A pesar de los tópicos y del hecho impepinable de que el hombre sea bastante más "mirón" que la mujer, lo cierto es que ambos sexos valoran cada vez más el atractivo físico a la hora de escoger a sus parejas, sobre todo si son esporádicas.

Un reciente estudio realizado en la Universidad de Massachusetts Amherst reveló recientemente que los estudiantes masculinos se fijaban en los pechos de sus compañeras antes que en cualquier otra parte del cuerpo y que las féminas, por su parte, preferían los traseros.

Así, de alguna manera, se echa por tierra el mito de que las mujeres le dan menos importancia al aspecto físico del sexo opuesto. "Más bien todo lo contrario", afirma el sexólogo Valeriano López, "lo que ocurre es que, por una cuestión biológica, tienden a buscar parejas a largo plazo, lo cual hace que, junto a los atributos físicos, sopesen otros factores como pueden ser el carácter, el gusto por los niños o el estado de salud de la cuenta bancaria".

Según la citada encuesta, respondida por miles de estudiantes, la mayoría de las chicas contestaron “el culo” a la pregunta “¿cuál es la parte del cuerpo de un hombre que más te gusta y en la que más te fijas?”, aunque casi a la misma altura quedaron “las manos” y “los ojos”. Muy por debajo, estaba “la boca”. Y apenas una minoría se atrevió a confesar que sentía debilidad por “el pene”. Aún menos tuvieron ovarios para pedir un pene “grande”, quedándose con el  tamaño “normal” y descartando por completo el "pequeño".

Encuanto a los hombres, la mayoría respondió que su parte favorita de la antomía femenina son “los pechos”, aunque casi a la misma altura se pusieron “los ojos” (preferentemente verdes o azules) y también “el culo” (normal). En cuanto al tamaño de los pechos, la inmensa mayoría los prefiere “normales”, aunque no son pocos los que se decantan por los “grandes”. Los “pequeños” son más minoritarios, si bien tienen su público: el caso es que sean turgentes y de formas mórbidas.

En cuanto a las demás partes del cuerpo, la cosa está bastante repartida, llevándose generosos porcentajes las piernas, los pies (sobre todo los femeninos), la cara en general y los labios en particular (en ambos sexos, gustan "normales", ni "gruesos" ni "finos"). Vientres, espaldas, brazos y cuellos fueron los grandes perdedores en esta batalla anatómica.

El dato más curioso es que sólo un insignificante porcentaje, tanto de hombres como de mujeres, pareció interesado en el “conjunto” del cuerpo ajeno, de lo cual podríamos extraer una oscura pero excitante conclusión: en el fondo, todos somos fetichistas.