Orgasmos sincronizados - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
eros240.jpg
E-mail Imprimir PDF

Image

Cuando una pareja se conoce -sexualmente hablando- un poco, una de sus aspiraciones es la de conseguir el ansiado orgasmo simultáneo. ¿Qué tiene de especial? Una sensación de bienestar extremo, pero aderezada mental y emocionalmente, puesto que el orgasmo de una mujer y de un hombre no duran lo mismo ni funcionan de la misma forma. En un determinado instante, ambos están orgasmando, y la evidencia de que el otro está disfrutando excita aún más. Tras la tormenta, viene una agradabilísima calma: los dos pueden parar.

El inconveniente de este orgasmo radica en la obsesion por sincronizar, que no es fácil las primeras veces. La mayoría de las mujeres tienen orgasmos de naturaleza clitorídea y no vaginal, lo que complica un poco las cosas. Las posturas que provoquen roce del clítoris con el chico son muy favorables para obtener este orgasmo, o aquellas en las que la estimulación manual de ella sea posible por mano de uno u otro, sin dejar la penetración.

Es importante pasarlo bien, no hacer matemáticas. Cuando salga, saldrá. Fingir y escenificar para ayudar al otro no es una buena idea. La sinceridad es muy importante.

También se puede plantear el llegar al orgasmo simultáneo a través de sexo oral -un 69- o en “manual”. Cada pareja encontrará su método, no hay una fórmula mágica para el orgasmo simultáneo. Obsesionarse con alcanzarlo puede ser contraproducente.

Lo que si funciona muy bien es en procurar dar a tu pareja el mismo placer que te da él/ella, y pensar en el disfrute de los dos más que en el propio. No hay que considerarse un mal amante si no todos los orgasmos son así, después de todo, el que no ocurra a la vez tiene su gracia y su manera de ser. Por otro lado, más de una es multiorgásmica