Imprimir

Sexo oral, ¬Ņla mejor fuente de juventud y vitalidad?

Esto es lo que predica una milenaria secta secreta china de mujeres que creen en que practicarlo les permite absorber la energía vital de los hombres. Aunque no se tiene certeza sobre su existencia en la actualidad, siempre se ha hablado de una secta de mujeres orientales llamadas las Tigresas Blancas.

Registros históricos dicen que nació en China en el siglo VI a.C., que sus integrantes están consagradas enteramente a ellas mismas y que el sexo oral es el centro de su interés espiritual, ya que están convencidas de que su práctica es una fuente de energía sanadora y revitalizante.

Ellas creerían en el mantenimiento de su juventud y salud al obtener la energía vital del hombre a través de su semen y de la felación en sí, pues la semilla del hombre contendría la energía de la vida misma, que al ingerirla o aplicársela en la piel, lograría un efecto rejuvenecedor de cuerpo y espíritu. (Te recomendamos el libro 'El Otro Lado del Sexo' de la escritora francesa Valérie Tasso, donde profundiza sobre el tema).

Dentro de los dogmas de esta secta est√° nunca tener coito, ya que seg√ļn ellas, la pr√°ctica envejece sus √≥rganos, en reposici√≥n al coito ellas prefieren que sus compa√Īeros les practiquen sexo oral ‚Äďo el aliento del drag√≥n como lo llaman- hasta alcanzar el orgasmo, ya que √©ste liberar√≠a la energ√≠a para ellas necesaria, sin desgastar sus cuerpos con la penetraci√≥n.

Dichas pr√°cticas est√°n encaminadas a succionarle la energ√≠a vital a un hombre a trav√©s de su pene para estricto beneficio propio. El acto succionador mismo emplear√≠a m√ļsculos faciales que casi nunca se usan en la vida diaria, lo que, seg√ļn las sacerdotisas, eliminar√≠a dep√≥sitos de grasa y fortalecer√≠a dichos m√ļsculos, manteni√©ndolas j√≥venes.

Por sus creencias, el taoísmo, una de las religiones más difundidas en China, habría perseguido a las Tigresas Blancas hasta casi extinguirlas, pues al instruir a sus adeptas para que se beneficiaran de la energía vital del hombre a través del sexo, iban en contra de la filosofía taoísta, que predica que la energía debe ser compartida y beneficiosa para hombre y mujer durante el acto sexual.

Algunos estudios les darían base científica a las creencias de estas sacerdotisas orientales, como el de los investigadores en psicobiología, Gordon Gallup y Rebecca Burch, de la Universidad Estatal de Nueva York (SUNY por sus siglas en inglés), quienes hicieron una investigación en la cual evaluaron las propiedades químicas del semen humano y concluyeron que eran beneficiosas para la salud mental y fisiológica.

Por su parte la sex√≥loga y psic√≥loga cl√≠nica, Martha Luc√≠a Palacios, profesional de la Universidad Javeriana, dice que el sexo oral es la forma m√°s √≠ntima de acercarse a alguien, ‚Äúpsicol√≥gicamente une m√°s a las personas porque se le conf√≠an al otro √≥rganos delicados y bastante sensibles‚ÄĚ, dice.

En cuanto al semen, la sexóloga comenta que sí ha escuchado de las vitaminas y demás sustancias que posee, pero cree que dichas bondades milagrosas se las pueden atribuir simplemente porque es una sustancia que crea vida, sin hacer verdaderos análisis. Algo que coincidiría con las creencias de las Tigresas, para quienes el líquido eyaculatorio contendría proteínas y otras sustancias dietarias benéficas, además de estimular la irrigación sanguínea hacia la piel, lo que mejoraría su apariencia, por no hablar de las propiedades astringentes que estas mujeres le confieren. (Fuente: www.alomujeres.com)