Un estudio registra las múltiples formas de la cibersexualidad - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF
Image'A la cama con la web' establece además un decálago para un uso saludable de estas nuevas modalidades del sexo. Dogging, cibersexo, voyeurismo electrónico, swinging, petting, cruising o poliamor, son algunos de los nuevos términos que Internet ha aportado a la creatividad sexual del mundo. Así lo recoge un nuevo estudio del Observatorio de Internet, que recoge el comportamiento de las comunidades sexuales.

El estudio se llama In bed with the web (A la cama con la web), y ha sido realizado por el director del centro Frances Canals. La investifación, en sus palabras, muestra "la gran diversidad sexual que habita en Internet... Hay personas, y son muchas, que tienen una vida sexual muy diferente a las conocidas en escenarios presenciales", ha declarado.

El director ha considerado que "Internet es un medio lleno de sexo, para lo bueno y para lo malo, envuelto en un secretismo" que el estudio , trata de sacar a la luz, como por ejemplo realizando una clasificación de comunidades sexuales. Por eso, el principal punto era realizar un catálogo de terminología.

"Hay una generación de jóvenes que no entiende buscar sexo sin internet"

El estudio define las modalidades existentes en la red, nuevas o tradicionales, como el dogging, realizar sexo en público; el cruising, conseguir sexo merodeando por lugares públicos, como el parque de la Ciutadella o la playa de la Marbella, en Barcelona; el swinging, conocido también como intercambio de parejas; o el petting, que son encuentros sexuales sin penetración.

Los 10 mandamientos

Estas comunidades cuentan con "muchos seguidores", según Canals, y se relacionan a través de portales como Dogging-spain, que tiene 60.000 registrados. "Hay una generación de jóvenes que no entiende buscar sexo sin internet", ha dicho Canals, para quien muchas de estas modalidades sexuales a través de la red pasarán a formar parte de la normalidad con el paso del tiempo.

El 'devilfuck' promueve el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

El estudio, que Canals ha definido como "más periodístico que científico", establece un decálogo de consejos para evitar riesgos en potenciales encuentros: conocer al interlocutor con el que se mantendrá la relación sexual, minimizar su anonimato por seguridad, mantener un contacto previo, a poder ser presencial, y evitar riesgos como no tomar precauciones.

Pese a que en la red existen grupos que difunden modalidades peligrosas o incluso delictivas, como el devilfuck, que promulga el contagio de enfermedades de transmisión sexual, Canals ha recalcado que el sexo por la red "no tiene por qué ser algo malo, pues la sexualidad es una expresión más de una buena salud, siempre que se haga dentro de los límites de la legalidad y el equilibrio".