Verdades y mentiras de los Anticonceptivos - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF

Verdades y mentiras de los Anticonceptivos

Si está pensando en dejar de planificar porque quiere quedar embarazada, sepa que hay varias creencias populares en torno al tema que le pueden dar ideas erradas de cara a una eventual concepción.

El ginecólogo y asesor científico de Profamilia, Juan Carlos Vargas, asegura que el mito más grande es que los métodos anticonceptivos, una vez suspendidos, generan un período de infertilidad que las mujeres llaman “desintoxicación”; entonces dan por hecho que van a durar uno, dos, tres o cinco meses “limpiando” el organismo.
“Eso es falso, hay métodos muy puntuales en los cuales se ha dicho que el retorno a la fertilidad es más lento, pero ningún método temporal sobrepasa el año, o sea, el 85 por ciento de las parejas que están buscando un hijo estarán embarazadas al primer año de haber comenzado el proceso, y solo algunos métodos, como las inyecciones trimestrales, tardan un poco más en devolver la fertilidad”, dijo el experto.
En cuanto al dispositivo intrauterino, Vargas precisa que no es cierto que sea un método que funcione generando abortos. Según el especialista, eso es lo que algunas mujeres creen cuando ven que el volumen del periodo menstrual aumenta con
este método de planificación.
Su explicación es que la T de cobre es un método inmunológico; es decir, que unas células se activan en el útero para atacar los cuerpos extraños, en este caso matar a los espermatozoides, lo que significa que nunca ocurre la fecundación (unión de óvulo y espermatozoide) y menos un embarazo. “Y el período aumenta simplemente porque en este proceso al endometrio le llega más sangre”, anota Vargas.
Pero en el momento en que la mujer quiera buscar un embarazo puede suspender el método y el útero no se va a volver incapaz de sostener la implantación de un embrión. “Tampoco es cierto que cuando el método falla, que cuenta con un 98 de eficacia, y se produce un embarazo, el niño nace marcado con el dispositivo, porque en realidad existen dos opciones: una, que este descienda y se pueda extraer para que el embarazo continúe naturalmente; y dos, que el dispositivo no se pueda retirar durante el embarazo porque está muy cerca del saco gestacional, con el riesgo de que este perfore la bolsa de las aguas, entonces se considera un embarazo de alto riesgo con vigilancia muy estricta”, explicó el médico de Profamilia.
El doctor Eduardo Naranjo, ginecobstetra de la Clínica de la Mujer y del Hospital Universitario de La Samaritana, explica que, además de la creencia de la intoxicación temporal, otras mujeres dan por hecho que la anticoncepción produce infertilidad definitiva, sin tener en cuenta que empezaron a planificar para no quedar embarazadas sin saber si eran fértiles o no y el problema solo queda en evidencia cuando se busca concebir.
Tanto Vargas como Naranjo coinciden en que lo más importante cuando una mujer decide que quiere quedar embarazada es asistir a la consulta preconcepcional tomando anticonceptivos, o utilizando algún método de barrera, para tener una gestación segura para la madre y el niño.