ÔĽŅ Pastor √Ālvaro G√°mez reza para no ser condenado - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF

Pastor √Ālvaro G√°mez reza para no ser condenado

La Fiscal√≠a sac√≥ en el juicio su arsenal probatorio para lograr la condena del l√≠der de la Iglesia Salem de Pasto. La defensa dice que saldr√° libre. En Colombia un esc√°ndalo tapa otro. Por eso los casos judiciales, que son cientos y que copan la agenda informativa, se van olvidando con el tiempo. Eso es lo que ha pasado con el proceso judicial del pastor de la Iglesia Salem de Pasto, √Ālvaro G√°mez, sindicado de haber abusado sexualmente de algunas de sus fieles.

 

Como se sabe, G√°mez abusaba del poder que ten√≠a como l√≠der espiritual y convenc√≠a a las mujeres j√≥venes que practicaban su religi√≥n de tener acercamientos sexuales con √©l. Eso sucedi√≥ durante varios a√Īos en el sur del pa√≠s hasta que una de las v√≠ctimas no aguant√≥ m√°s y decidi√≥ grabarlo en un video y denunciarlo. Por este esc√°ndalo, G√°mez se fue del pa√≠s, pero lo detuvieron en febrero del 2007 en Honduras y tras un proceso de deportaci√≥n fue recluido en la c√°rcel del Distrito Judicial de Pasto. All√≠ concentra a miles de seguidores que lo consideran su dios.

A lo largo de los √ļltimos meses, los pastusos presenciaron uno de los juicios m√°s sonoros en esa regi√≥n del pa√≠s. La defensa de las v√≠ctimas, Javier Goyes, present√≥ un arsenal de pruebas para demostrar que el pastor s√≠ cometi√≥ el delito de acceso carnal en persona en incapacidad de resistir.

Al juicio llegaron siete v√≠ctimas que, se supone, fueron accedidas desde el 2007 hasta cuando estall√≥ el esc√°ndalo. G√°mez no es el √ļnico sindicado. Tambi√©n est√°n acusadas dos mujeres que supuestamente se prestaban para que el pastor lograra tener relaciones sexuales con varias de las seguidoras de la iglesia.
Una de ellas es Alexandra Castro Becerra, de 28 a√Īos, quien ten√≠a la misi√≥n, a juzgar por las pruebas de la Fiscal√≠a, de convencer a decenas de j√≥venes de que era un acto divino permitir que el pastor las tocara y abusara de ellas. Est√° procesada de coautor√≠a.

El abogado Goyes aseguró a Semana.com que está muy optimista con las evidencias mostradas a lo largo del juicio y que cree que el juez de la causa condenará al pastor. Asegura que hay dos víctimas más que están pendientes interponer nuevas denuncias contra Gámez y que por esto, seguramente, él tendrá nuevos procesos futuros distintos al que se adelanta.

El jurista dijo que durante la etapa de juicio present√≥ al perito forense Mirna Garc√≠a, representante de una ONG estadounidense que atiende v√≠ctimas de este tipo de delitos. Seg√ļn √©l, esta profesional explic√≥ cient√≠ficamente la alienaci√≥n mental a la que fueron sometidas las v√≠ctimas.

En la otra orilla est√° el penalista Abelardo de la Espriella. En conversaci√≥n con Semana.com asegur√≥ que ‚Äúlo √ļnico que la Fiscal√≠a pudo demostrar es que √Ālvaro G√°mez sostuvo relaciones sexuales con las referidas mujeres mayores de edad, las cuales fueron llevadas a cabo de manera consentida y voluntaria por ellas; quienes comprend√≠an plenamente la naturaleza y significado sexual de tales encuentros. Prueba de ello son los videos publicados en Youtube, donde se observa claramente que las relaciones sexuales fueron consentidas‚ÄĚ.

Dice De la Espriella que la publicaci√≥n de tales videos fue la verdadera raz√≥n por la cual quienes dicen ser v√≠ctimas, despu√©s de sostener reiteradamente y durante varios a√Īos relaciones sexuales consentidas con G√°mez, alegan que no comprend√≠an la naturaleza sexual de tales relaciones y que fueron inducidas en error por √©l. El abogado asegur√≥ que est√° seguro de que el pastor ser√° absuelto.

Este arsenal es evaluado por el juez de Pasto, quien deber√° tomar una decisi√≥n en las pr√≥ximas semanas. La discusi√≥n no es f√°cil, pues en √ļltimas gira en torno a qu√© tanto puede ser un delito las mentiras de un hombre para llevar a la cama a una mujer. Y si las mujeres de esta religi√≥n pueden ser consideradas ‚Äúpersonas en incapacidad de resistir‚ÄĚ pues, por un lado eran mayores de edad con todas sus capacidades mentales, pero por el otro, estaban en una condici√≥n de subordinaci√≥n frente a quien consideraban su l√≠der religioso.¬†

En todo caso, el juicio al polémico pastor no ha tenido la misma divulgación que el escándalo que lo llevó a estar hoy en el banquillo. (Fuente: www.semana.com)

Pico y Placa Pasto 2017