'Viajar a Miami desde Bogotá es más barato que ir a Pasto': eterna queja de los pastusos - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
eros240.jpg
E-mail Imprimir PDF

'Viajar a Miami desde Bogotá es más barato que ir a Pasto': eterna queja de los pastusos

No es nuevo que un tour al Carnaval de Negros y Blancos compita con un viaje a Disney; ¿por qué los pasajes aéreos irritan a los nariñenses? El aeropuerto Antonio Nariño -ubicado en el municipio de Chachagüí, a media hora en carro de Pasto-, diariamente tiene 6 vuelos directos: 5 a Bogotá y 1 a Cali. Avianca gestiona 5 y Satena, el restante.

 

El aeropuerto es conocido porque en ocasiones presenta cierres por malas condiciones climáticas y porque el aterrizaje pone ‘a probar finura’ a cualquier piloto: la pista se encuentra a un costado de los abismos del Cañón del Juanambú.

Aunque en el departamento también hay terminales aéreas en Tumaco e Ipiales, la de Chachagüí es la más frecuentada por los nariñenses, quienes se quejan, quejan y quejan, con justa razón, por los pasajes tan caros que les venden Avianca y Satena.

Aquí están algunos datos que lo demuestran, según consultas realizadas en los portales web de distintas aerolíneas a finales de octubre pasado:

  • Aun reservando con un mes de anticipación y en temporada baja, viajar en avión de Bogotá a Pasto en promedio era 100 mil pesos más caro que viajar a Cali, Barranquilla, Montería o Medellín desde la misma ciudad.

  • Todos esos trayectos son similares en distancias y tiempos de vuelo. De hecho, Barranquilla queda más lejos de Bogotá en comparación con Pasto, pero los pasajes en Avianca era más baratos: $135.000 menos. En LAN se vendían tiquetes con destino a la ‘arenosa’ desde 85 mil pesos.

  • En promedio, un pasaje barato de Bogotá a Pasto cuesta 200 mil pesos, pero solo si se compra con semanas de anticipación o se tiene buena suerte para dar con tarifas económicas. Esto quiere decir que ir y volver tiene un precio mínimo promedio de 400 mil pesos.

  • Ni hablar en temporada alta. Por ejemplo, para viajar el 23 de diciembre, en Avianca el pasaje costaba $437.000, solo ida (consultando precios con 2 meses de antelación). Pero hacia Barranquilla, en la misma fecha, había tiquetes desde $171.000, casi 300 mil pesos de diferencia. Entonces, para cualquier nariñense que tiene contados los días de vacaciones o que le dieron una semana de permiso en el trabajo para a pasar fin de año con su familia, le toca sacar del bolsillo más o menos 1 millón de pesos (bajito) para llegar a su tierra en una hora de vuelo y no en 18 horas dentro de un bus.


Jóse Argotty

Es cierto que el número de vuelos diarios directos de Bogotá a ciudades como Barranquilla es mucho mayor que los vuelos a Pasto. En Avianca, por ejemplo, en promedio son 20 vuelos por día a la capital del Atlántico y tan solo 4 a la capital nariñense. ¿Pero por qué entonces los pasajes de esa aerolínea con destino a Montería, que tiene los mismos vuelos diarios que Pasto, son mucho más baratos?

Sobre esta situación, Fabio Villegas, presidente de Avianca, considera que “además de la distancia y/o los tiempos de vuelo, se deben tener en cuenta factores de ocupación y requerimientos operacionales que demandan de una tecnología determinada, así como de tripulaciones especializadas y certificadas para operar en una u otra ruta”.

En ese sentido, Villegas explica que la ruta a Pasto presenta exigencias especiales en cuanto a aeronaves y tripulaciones, bien sea por las condiciones topográficas y climáticas, así como a las limitaciones de infraestructura aeroportuaria. “De esta manera, la compañía ha adelantado grandes inversiones en equipos de vuelo y entrenamiento/certificación de tripulaciones para mantener la conectividad a un aeropuerto de alta complejidad como es el Antonio Nariño”, dice.

Sin embargo, una investigación del periodista Juan Esteban Lewin, publicada en el portal La Silla Vacía, indica que Avianca opera en las rutas a Pasto con el mismo avión que viaja a destinos como Medellín y Montería.  Los datos señalan que el costo por pasajero de la aerolínea es mayor en la capital de Córdoba, lo que debería traducirse en tiquetes más caros, aunque las consultas de este artículo demuestran otra cosa.

Fuera de los aspectos técnicos, otra lectura indica que en destinos similares a Pasto se encuentran otras compañías aéreas privadas que le compiten fuertemente a Avianca, como por ejemplo LAN y Viva Colombia. En esa línea, Lewin considera que el crecimiento de las aerolíneas de bajo costo es un factor clave para que disminuya el precio de los pasajes en el país.

Y eso es lo que hace mucha falta en Pasto, donde además de Avianca solo viaja Satena, una empresa de economía mixta (con aportes estatales y privados) que no logra competir en precios: se pueden encontrar pasajes $20.000 más baratos que en Avianca, pero a veces es al revés y Satena es la que cobra más. Conclusión: dos aerolíneas que venden pasajes caros.


Daniel Gavilanes

Cosas que uno no entiende

Hay que dejar algo claro: a Pasto no viajan tres pelagatos por día, aun así los pasajes sean casi un lujo. De hecho, el aeropuerto Antonio Nariño parece ser un buen negocio para las aerolíneas que operan en su pista.

Según el Boletín Origen–Destino 2014 de la Aeronáutica Civil, en los primeros 8 meses de este año, cerca de 160 mil pasajeros nacionales salieron y entraron a dicho aeropuerto. En ciudades como Villavicencio, Manizales, Leticia o Ibagué, el flujo de pasajeros fue mucho menor.

Como si fuera poco, el Boletín Oferta y Demanda Agosto 2014 indica que la ruta Bogotá-Pasto presenta un considerable nivel de ocupación de sillas. Entre enero y agosto de este año, se registró que el 82.10% de las puestos ofrecidos fueron vendidos en dicho trayecto. Entre 47 rutas que fueron contabilizadas en esta estadística, la de Bogotá-Pasto se ubica en el puesto 15, por arriba de viajes desde la capital de Colombia hacia Barranquilla, Cali, Leticia, Medellín, Montería y Quibdó.

Esto permite inferir que los aviones viajan con más sillas vacías en trayectos con mucha oferta, en algunos casos como consecuencia de la alta competencia. Por el contrario, los pastusos son fieles clientes o mejor clientes a la fuerza, pues generalmente llenan los aviones con destino a su tierra.  Entonces, a simple vista sí habría suficientes usuarios para que otras compañías aéreas operen en Pasto y rompan con ese casi monopolio a Avianca.

Y para que quede claro que no es un reclamo de una ciudad pequeña, cuando se compara los pecios de los pasajes con destino a regiones similares, los nariñenses también llevan la peor parte. Al revisar tiquetes para viajes, con 20 días de anticipación, en el pasado mes de noviembre, ir a Pasto desde Bogotá en Avianca costaba 423 mil pesos, lo que era 305 mil pesos más caro que ir a Manizales y 175 mil pesos más que ir a Leticia. A Quibdó, los tiquetes de la empresa Easy Fly valían solo 173 mil pesos por trayecto.

Sin embargo, el presidente de Avianca insiste en que ciudades como Montería y Manizales tienen “unos rangos de precios muy similares a las tarifas que se ofrecen a la ciudad de Pasto”. Además, Villegas menciona que en los vuelos desde la capital hacia la ‘ciudad sorpresa’ muchos viajeros “acceden al servicio a través de tarifas económicas, las cuales van desde $173.300 por trayecto con impuestos incluidos”.

Pero ese precio, que es el más barato en la ruta, es una rareza a la hora de consultar pasajes en el portal de la compañía.


Jóse Argotty

Un camino nublado

Para la Aeronáutica Civil, los “mercados pequeños impiden el acceso de varios operadores, limitando la competencia porque los costos operacionales por silla son elevados”; no obstante, la entidad aclara que las puertas están abiertas para que otras compañías entren a operar en el aeropuerto Antonio Nariño.

La aerolínea de bajo costo Viva Colombia anunció que “por ahora no se tienen planes” para que Pasto haga parte de sus destinos, si bien no descarta que un futuro llegue a serlo. Curiosamente, hace pocas semanas la empresa lanzó una nueva ruta desde Bogotá hacia Quito, con pasajes que van desde $214.000. Ya que la capital ecuatoriana queda a 7 horas en carro de Pasto, seguramente varios nariñenses viajarán primero a  Ecuador para llegar más barato a Colombia.

Aunque no se ha recibido respuesta de otras aerolíneas en el momento de cerrar este artículo, buena parte de la solución al problema de los pasajes caros en Pasto estaría en manos de un tercer competidor y para eso la Aeronáutica Civil propone que  los organismos regionales le muestren a las aerolíneas “las condiciones favorables de la región influenciada por el aeropuerto Antonio Nariño para fortalecer el mercado de transporte aéreo”. En esa causa sería fundamental el trabajo de los congresistas nariñenses, representantes de una región fronteriza del país y que viajan semanalmente en avión.

¿Pero qué hay de cierto que es más barato viajar a Miami que ir o salir de Pasto? Aunque suena absurdo, en algunos casos puede llegar a suceder.

Al revisar pasajes a inicios de diciembre en Avianca, para viajar el 4 de enero de 2015 a la capital de Colombia desde Pasto, el tiquete más barato cuesta 722 mil pesos.  Por otro lado, en la aerolínea estadounidense Jet Blue un pasaje vale 255 dólares (580 mil pesos, aproximadamente) para viajar, a mediados de enero del próximo año, desde Bogotá hasta el aeropuerto de Forth Lauderdale, que sirve al área de Miami.

En ese caso, sería 142 mil pesos más caro viajar desde Pasto hacia Bogotá en relación con un destino que por ningún lado puede ser comparable: Miami (donde no hay cuy) queda en otro país, en otro subcontinente, a 2.434 kilómetros de Bogotá, a 4 horas de vuelo. Para llegar allá toca volar sobre el Océano Atlántico, pasar por encima de Cuba, ir más lejos que Guatemala. Pasto es lejos, pero tampoco tanto. Pasto es Colombia.

Investigación: Pulzo.com
Ilustraciones: Daniel Gavilanes
Gráficas estadísticas: Jóse Argotty

Pico y Placa Pasto 2017