Cinco mitos urbanos TIC sacados de un sótano - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg
E-mail Imprimir PDF

Cinco mitos urbanos TIC sacados de un sótano

Esta es la recopilación de cinco hechos tecnológicos, a los que les atribuyo el adjetivo de míticos. En nuestro país son muchos los mitos urbanos que han hecho carrera en el transcurrir de los años, algunos tan constantes como ese de que el "sereno" es lo que emborracha y no las dos garrafas de aguardiente que se ha bebido con los amigos; o como aquella que afirma que el tomate y el pan, eliminan cualquier rastro de la parranda al quitar el tufo. Las TIC no han sido lejanas a esta realidad y es por esto que seleccionamos 5 mitos urbanos referentes al mundo tecnológico

 

1. Las herramientas "virales" para poder espiar conversaciones privadas de WhatsApp. Uno de los cebos más maliciosos de las herramientas TIC es aquel que asegura que es posible "espiar" y revisar los chat y demás redes que utilizan las personas cercanas o famosas. Últimamente el más viralizado tiene que ver con la posibilidad de saber lo que se escribe hasta altas horas de la noche la persona amada por WhatsApp, alimentando ese espíritu de morbo, celos y desconfianza que nos forma como seres humanos. Lo lamentable es que no caemos en cuenta que lo que se pinta tan fácil no es de confiar, lo que ha generado que con un simple clic sean muchas las mentes brillantes que han descargado virus a sus dispositivos.

2. El cine 'Snuff' se tomó a Bogotá en los sesenta. Hay otras más fuertes como la de un célebre teatro que existió en Bogotá, donde según los historiadores, durante los años setenta los vecinos del lugar rumoraban que en un sótano del prestigioso Teatro Faenza, se producía cine Snuff, filmaciones de supuestos asesinatos, violaciones, torturas y otros crímenes reales. De acuerdo a los rumores de la época, las víctimas eran desde inocentes espectadores de cine porno hasta transeúntes e indigentes en estado de alicoramiento que eran transportados al misterioso lugar. El teatro se cerró, el rumor se olvidó, pero en una remodelación del 2005 se encontró un sótano al que ni el más osado residente de obra se atrevía a entrar y donde se afirma que se encontraron artefactos de tortura y rastros de sangre sobre los muros.

3. Hussein y el PlayStation 2. Una de las leyendas urbanas tecnológicas favoritas de los gomosos de los videos juegos tiene que ver con una noticia que muchos medios de comunicación de la época lanzaron con preocupación en la navidad del 2000 y en plena campaña presidencial americana, donde se afirmaba que el régimen de Saddam Hussein había adquirido 5.000 consolas PlayStation 2 , ya que supuestamente su chip podía servir para dirigir misiles, según fuentes cercanas a los servicios de inteligencia de Estados Unidos y el FBI, rumores que beneficiaron de cierta manera la imagen de la consola de Sony, aumentando sus ventas. Lo curioso es que en 2008, el ejército americano compró 300 consolas PlayStation 3 con fines investigativos.

4. El regalo de dinero y otras cadenas de correos electrónicos. Quién no recuerda aquellos mensajes de correo electrónico en los nos pedían enviar un mensaje a todos nuestros contactos o como mínimo a 5 de estos para evitar que Microsoft cerrara el servicio de Messenger. O también aquellos que venían en portugués donde anunciaban un premio millonario en efectivo y solicitaban que se enviara cierta información personal para poderlo recibir. Al final, con el paso del tiempo, el dinero nunca llegaba, es más algunos lo perdieron por compartir números de cuentas y claves personales. halo2 wallpaper

5. 'Halo 2', el juego maldito. El popular videojuego fue considerado como un "juego maldito" por el gran número de problemas y percances que obstaculizaron su desarrollo durante la fase inicial y luego en su distribución. 'Halo' nunca fue pensado como un videojuego por secuelas, pero dado el éxito sin precedentes de la versión original sus creadores pensaron en lanzar una segunda entrega con mayor calidad de gráficos y realismo, teniendo de nuevo problemas y generando en todo caso muchas ganancias a los dueños de la idea.

Hay que vivir feliz y disfrutar de todas las ventajas de estos dispositivos o recursos tecnológicos, pero tomando las precauciones que nos representen como riesgo para la seguridad –a menos de que sea un temerario– y eso de no dar "papaya" sea un insulto para su ego.

*Blog publicado en El Tiempo

Pico y Placa Pasto 2017