Carnavales de Negros y Blancos - Pasto - PastoRumba.com
logo pasto rumba
banerdiwebcol.jpg

Carnavales de Negros y Blancos

 

Carnaval de Negros y Blancos

 

 

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Afiche oficial del carnaval 2008El Carnaval de Negros y Blancos, se celebra principalmente en Pasto y otros municipios nariñenses del 4 al 6 de enero de cada año y atrae un considerable número de turistas de todo los rincones del país. El carnaval comprende cuatro etapas importantes, a saber, el pre-carnaval, el carnavalito, la llegada de la familia Castañeda, el día de los negros y por último el día de los blancos.


Historia

Otras culturas y expresiones contribuyen a la formación del actual carnaval y el juego da identidad a las expresiones festivas del Carnaval de Pasto. Este hecho lo caracteriza y diferencia entre otras expresiones similares.

Mucho antes del Carnaval de Negros y Blancos que hoy conocemos, se realizaba festiva y espontáneamente el juego de negritos, festividad contrastada por la extroversión de una comunidad caracterizada por apacible y taciturna, que encontraba en esos días una oportunidad de romper lo establecido y liberar el espíritu. Dicho evento en su origen fué un "asueto" a negros, originado en el Gran Cauca a la que pertenecía Pasto. Algunos historiadores señalan que en 1607 hubo una rebelión de esclavos en Remedios, Antioquia que causó pánico entre las autoridades. Este evento era recordado por la población negra de Popayán quien demandaba un día de descanso en el cual ellos pudieran ser verdaderamente libre. El rey de España concedió el día 5 de enero. Se dice que cuando se recibió la noticia, la población negra salió a las calles a bailar al ritmo de la música africana y empezaron a pintar de negro todas las paredes blancas de la ciudad.A finales del siglo XIX se posiciona el juego de negritos con expresiones de ñañingos y diablitos.

En un seis de enero de mil novecientos doce (1912), nace el día de blancos, fundado en la imaginación, el juego, la amistad y la alegría que reanima la vida; nace en la casa de las señoritas Robby, con el atrevimiento de Don Ángel María López, quien esparce polvos con perfume de mujer, en el grito libre de ¡Vivan los Blanquitos!, expresión que se insertará con vigor y bajo la custodia de día de reyes – el seis de enero - por siempre en la esencia de los pastusos.

Hacia mediados de los años 20, del siglo pasado, va adquiriendo corpus el actual carnaval en el que se conjugan otras instancias, tiempos y espacios; es así como los estudiantes en 1926 con su reina Romelia Martínez, vestidos con disfraces en comparsas y al son de la música regional participan en la celebración de la fiesta.

En 1928 surge la Familia Castañeda, introducida por los fiesteros de entonces; entre los que se destaca Alfredo Torres Arellano, Neftalí Benavides “El Caramelo” y Carlos Martínez “El Panquiaco”, al encontrar unos viajeros que llegan a la ciudad por el lado del Ejido, con trasteos, servidumbres y petacas, los acompañan al centro de la ciudad con vivas y gracejos da la bienvenida a la familia Castañeda. Otras versiones señalan que la entusiástica celebración fue traída a Pasto por la familia Ayerbe cerca de 1854. Para el año de 1887, la celebración había atraído miembros de las altas esferas sociales y adquirido un alto grado de refinamiento, y la gente había empezado a usar máscaras. La Familia Castañeda caracterizada en las comparsas del 4 de enero es quizá una caricaturización de la familia Ayerbe.

En las primeras décadas que siguen a este carnaval ya estructurado, adquiere presencia y protagonismo el arte popular, particularmente la expresión creativa de los artesanos representada en monumentales esculturas de papel, que como escenarios rodantes se construyen sobre coches. En la década de los 50, las carrozas adquieren movimiento y mayor dimensión, destacándose en la elaboración de las mismas. El Maestro Alfonso Zambrano da origen a una época de esplendor. A finales la década de los 60 aparecen las orquestas comerciales.

En los años 80, se evidencia la necesidad de la creación de un ente corporativo que asuma la planificación, organización y ejecución de carnaval. Este anhelo presenta dos intentos para la conformación de este ente: a finales de los 80 e inicio de los 90. En abril del 2002, el carnaval de negros y blancos fue declarado Patrimonio cultural de la nación por el congreso de la República de Colombia y con tal declaratoria, la construcción de la Plaza del Carnaval y la creación de la Corporación del Carnaval, se da inicio a una nueva era de este evento, caracterizada por la planificación, organización, difusión, investigación y modernización al quedar incluido en los planes gubernamentales en los cuales se destaca el proyecto que busca su reconocimiento y acreditación ante la comunidad internacional y organismos como la UNESCO.

El Pre-carnaval

El juego del agua

El día 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes, algunos pastusos juegan con agua en lo que algunos consideran un preludio del carnaval y en imitación de costumbres carnavalescas del vecino país del Ecuador en donde el carnaval (febrero o marzo) se caracteriza por usar el agua. Lo que inicialmente era un día para hacer bromas a los desprevenidos en Pasto se convirtió en el llamado carnaval de agua que se basa y origina en el afan de sorprender al transeúnte o parroquiano inocente y descuidado empapándolo totalmente. Esta costumbre no es totalmente aceptada y disfrutada.

Desde fines del siglo XX se adelantan actividades alternas que buscan brindar a la ciudadanía recreación y cultura sin perder el sentido lúdico del 28 de diciembre; cabe resaltar el tour de inocentes y arco iris en el asfalto.

Arco Iris en el Asfalto

Arco Iris en el Asfalto nace como un proyecto cultural que recoge las iniciativas de estudiantes vinculados a la facultad de artes de la Universidad de Nariño. El año de 1996 es el inicio de un proyecto que se presenta como un evento alternativo al juego con agua que tradicionalmente se realiza el 28 de diciembre ya que el espíritu carnavalesco invade la ciudad y a sus habitantes desde mediados del mes de diciembre; por medio del arte se abre un el camino por el cual se inicia un diálogo en torno al espacio que se ocupa o se habita más conocido como ciudad, un diálogo entre ciudadanos y ciudad o ciudadanos con su entorno, que invita a preguntarse por la relación que se tiene y se desarrolla con ella para aportar de manera activa en la construcción de una ciudad más humana.

Es así como el carnaval genera las condiciones apropiadas para que por medio del arte, la imaginación, el color de las tizas y en el gris del concreto se recupere el espacio urbano.

La fiesta, el carnaval en general sufre transformaciones, situación que se evidencia el día 28 de diciembre donde anteriormente el derroche y purificación por medio del agua da paso en el presente a propuestas alternativas que buscan mantener el espíritu festivo y colectivo del día por medio del arte, generando una nueva actitud frente a la fiesta y la ciudad.

El desfile de años viejos

El 31 de diciembre las calles de la ciudad se llena de monigotes elaborados con ropa vieja, papel y aserrin, que representan el año que acabará a la medianoche cuando será quemado en un ritual de remotos y profundos significados (Ver año viejo). Desde temprano ese dia, chiquillos que acuden a los transeuntes con ansiosas solicitudes de dinero de tipo: "una limosnita para el año viejo, por favor" y las "viudas" representadas usualmente por hombres disfrazados de negro y la cara con velos oscuros solicitan ayudas para el "entierro decoroso" o cremación del "difunto" inmediatamente despues de las doce de la noche. El evento principal del dia con participación de multitudes es un concurso de los monigotes que desfilan por las calles principales representando alegorías usualmente políticas en las cuales el año que agoniza deja en un "testamento" cargado de ironías, todo lo que ha representado significantes en ese periodo para la ciudad y el país. Se otorgan premios en dinero y el motivo ganador es quemado en la plaza principal al terminar ese día en medio de la verbena popular que generalmente organizan las autoridades municipales para recibir el año nuevo, y es posible que en esos momentos en realidad la ciudad comienza a ser invadida con el espíritu lúdico y catártico del carnaval.

El carnavalito

Lo que comenzó como un juego de niños imitando a sus mayores, recreando el desfile del día de blancos, se ha convertido en un evento con identidad y dinámica propia dentro de las fiestas de blancos y negros, con intensa raigambre popular y apoyo de las autoridades. Generalmente desde hace unos 20 años el día 3 de enero los niños realizan su propio desfile de carrozas en escala infantil, concebidas y elaboradas por ellos mismos, en lo que para muchos es una iniciación en la actividad artesanal y artística de elaborar carrozas y alegorías ambulantes. Con el correr del tiempo ese juego se transformará paralelamente con el crecimiento físico e intelectual del pequeño artesano y jugador, que culmina alcanzada su edad adulta con la participación en el gran desfile del 6 de enero.

La Familia Castañeda

Los tradicionales desfiles del carnaval empiezan conmemorando la Llegada de la Familia Castañeda, el día 4 de enero. Según la tradición fue una familia campesina compuesta de personajes coloridos que llegó a Pasto desde El Encano en 1928 o desde el oriente del país en peregrinación al santuario de Las Lajas al sur del departamento de Nariño. Algunos historiadores proponen que la familia Castañeda eran en realidad una gran familia originaria del norte de Colombia que cruzó la ciudad en dirección a tierras de oriente (Departamento del Putumayo) para colonizarlas por lo cual viajaban aparatosamente con gran parafernalia llamando la atención de los ciudadanos. En todo caso son representados o recreados en la parada de este día como una familia caricaturizada que viaja con todos su equipaje y menaje de cocina, para prepararse la comida en cualquier lugar del camino. Se suele representar con sus miembros más pintorescos o característicos, incluyendo la abuela extravagante, la hija lista para casarse de blanco pero en evidente estado de embarazo y los niños traviesos (usualmente adultos caracterizados) que ponen en aprietos a sus niñeras. No falta la comparsa de mujeres de "vida alegre" que generalmente son hombres disfrazados y el cura borracho.

El Día de los Negros

El 5 de enero es el El Día de los Negros. Durante esta jornada se supone que se conmemora el día en que los esclavos de origen africano tenían libre para dar rienda suelta a sus desahogos lúdicos y la gente juega en las calles y en los lugares publicos de jolgorio a pintarse de negro, usando cremas cosméticas elaboradas con ese fin, aunque también se recurre a betunes y otras pinturas de color negro.

El Día de los Blancos

Carroza: 6 de enero de 2006.
Carroza: 6 de enero de 2006.

El 6 de enero es El Día de los Blancos. En contraste con el día anterior, en esta fecha los pastusos se pintan de blanco generalmente con talco o harina, usándose muy poco cremas o pinturas cosméticas y tiene como atracción principal, además de verbenas populares en las plazas y calles de la ciudad, un gran desfile de casi 7 Kilómetros de largo en una senda de aproximadamente 15, que recorre el centro de la ciudad y parte de la periferia.

Este desfile Magno del 6 de enero es una enorme expresión cultural, en la cual se puede apreciar particularmente la técnica del papel maché, la cual se emplea en la elaboración de las carrozas que se caracterizan por diseños y motivos que surgen de la imaginería popular, los mitos locales y las historias que hacen parte de la cultura nariñense, usando grandes figuras alegóricas o caricaturescas articuladas y con movimiento, que por su diseño, acabados y complejidad pueden convertirse en verdaderas obras de arte. La gran mayoría de los ciudadanos, más otros tantos miles de turistas y visitantes se vuelcan a las calles para presenciar y participar en este desfile que consta de Murgas (agrupaciones de varias decenas de músicos), Comparsas (grupos de motivos alegóricos al carnaval), disfraces individuales, mini-carrozas (carrozas de hasta 6 x 12 metros de altura llevadas sin motor) y carrozas motorizadas (de hasta 15 metros de altura x 20 metros de largo).

El tiempo de construcción de una carroza para los artesanos es de cerca de 4 meses, debido a la complejidad de los diseños y motivos así como por sus acabados. Como una forma de apoyo, el gobierno local entrega una serie de premios a la originalidad y a la calidad de dichas expresiones.